14.JUL Domingo, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Juan José Garrido,La opinión del director
director@peru21.com

Por increíble que parezca, las proyecciones apuntan a un crecimiento menor de la actividad económica en agosto frente al minúsculo crecimiento de julio. Este año cerraremos, ojalá, cerca del 3%. ¿Qué ha pasado?

Distintos analistas ya han apuntado a las razones externas: la caída de las economías desarrolladas, los bajos precios de los metales, entre otras razones. Lo cierto es que 2014 será mejor, a nivel global, que 2013: la última corrección del Fondo Monetario Internacional corrige a la baja la proyección de 2014 a un 3.4%; no obstante, en 2013 crecimos al 3.2%. Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, crecerá al 1.8% frente al 1.3% de 2013. Muchos señalarán que China, nuestro principal comprador de cobre y segundo socio comercial, crecerá 7.4% este año frente al 7.7% del año anterior; no obstante, y según estudios de EY y Proinversión, una disminución de 1% en la tasa de crecimiento china impacta tan solo en 0.2% en nuestra economía. En otras palabras, la desaceleración china significaría, a lo mucho, 0.007%.

Recordemos que a principio de año el consenso de estimados para el 2016 bordeaba el 6%. ¿Dónde estará la diferencia? Hablamos de poco más de US$6 mil millones en términos nominales.

Las respuestas se encuentran, más allá de lo que sostienen organismos estatales, en razones internas, en la generalizada falta de confianza y en el marcado retroceso de la inversión privada y la demanda interna. La primera solo crecerá este año 0.2%; la segunda crece cercana al 3% cuando el promedio 2006-2012 era de 8.4%.

Para muchos, esta caída está ligada a dos factores primordiales: en primer lugar, la falta de un claro norte en el Gobierno Central: ausencia de un liderazgo firme que identifique las restricciones claves (políticas y económicas) y de un equipo capaz de llevar esas ideas adelante; lo segundo es la tramitología y –tal vez peor– la incapacidad del aparato estatal frente a la demanda privada por solucionar dichos trámites. Una vez más, solo un fuerte liderazgo podrá romper el nudo gordiano.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.