26.FEB Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Hace un tiempo atrás, tuve una experiencia que me permitió llevar a cabo la pregunta del título de la presente columna. ¿Es eficiente el rol de los reguladores e Indecopi? ¿Se han alineado los intereses en favor del afiliado o aún subsisten cobros abusivos, oligopolio y poder de mercado que alinean intereses en favor del productor?

Según mi experiencia, los reguladores aún no cumplen eficientemente su función. Incluso Indecopi ha descentralizado sus funciones en salud para una mejor regulación derivando la tarea a la Superintendencia de Salud, la cual no necesariamente cumple esta función adecuadamente, pese a que hay médicos especialistas que pueden dirimir algún abuso rápida y eficientemente. Los mecanismos de regulación no son los mejores; si uno reclama por un problema en la atención o servicio, la entidad prestadora es sancionada pero el consumidor no gana nada. Este mecanismo desincentiva el reclamo donde el posible ganador es el regulador con la multa respectiva.

En otros casos, el regulador –sea del Gobierno central o local– impone multas draconianas y abusivas buscando maximizar las rentas fiscales, pero que muchas veces son arbitrarias. Hay un caso de una empresa que fue multada con 100 UIT por demorarse un día en la entrega de información. La idea es que las multas sean proporcionales a la falta y que favorezcan al más desprotegido, que es el consumidor final.

Tuve una experiencia con un banco que no me permitió comprar un seguro más atractivo de otra empresa bancaria. Me impusieron una serie de barreras; pude hacer el traslado, pero a cambio de una penalización. Se atentó contra mis derechos constitucionales de libertad de elegir, lo cual no es regulado ni supervisado por la SBS o Indecopi.

Si bien no está en la agenda de este gobierno el problema intrínseco de abuso de poder del productor, sería bueno que se manifieste cuál será el rol del regulador en diferentes rubros para permitir una generación de valor compartido entre consumidor insatisfecho y productor final.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.