22.FEB Jueves, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Las recientes cifras de crecimiento económico no son muy alentadoras, ya que la inversión probada se ha paralizado y más aun con el efecto nocivo de Las Bambas. Si bien en agosto llegamos a crecer 5.52% con respecto a similar periodo del año pasado, todavía estamos muy lejos de llegar a los primeros pronósticos anuales del Marco Macroeconómico Multianual (MMM).

Según el reporte del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el crecimiento de agosto se ha sustentado en consumo, gracias a las tarjetas de crédito. Asimismo, el Gobierno, con el gasto de consumo, también ayudó al crecimiento de agosto. El nivel de agosto del año pasado fue también bajo y ello pudo haber ayudado al rebote estadístico reciente.

Sin embargo, la evolución de la actividad económica para el último trimestre no necesariamente sería la óptima, ya que el año pasado tuvimos niveles altos y el rebote no nos va a ayudar para este trimestre que viene. El problema no esperado en Las Bambas, que era ya un supuesto indexado a la previsión de 4% del MMM y del Reporte de Inflación del INEI, nos llevará a un crecimiento anual menor al 3%. Según la ley de Okun, si crecemos menos de 3.5% el desempleo aumenta.

Se necesita celeridad en la implementación de los proyectos de infraestructura, ahora los términos de intercambio no están a favor y el margen de maniobrabilidad fiscal tampoco es el mejor. Si seguimos en esta tendencia, es también poco probable que se cumplan las metas de crecimiento de 4.5% para el 2017 en adelante.

Desde ahora debemos iniciar la implementación de los proyectos de infraestructura que se van a consolidar para los siguientes periodos.
Recordemos que hay proyectos del gobierno pasado que siguen paralizados como Parque Rímac y la Línea 2 del Metro de Lima.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.