15.JUN Sábado, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Uno de los mayores problemas por los que puede pasar la familia es el divorcio.

fmaestre@peru21.com

Uno de los mayores problemas por los que puede pasar la familia es el divorcio. Al romperse el hogar, las ilusiones y expectativas se derrumban; los hijos son condenados a vivir una separación de padres y se conforman con visitas por horas. Las causas de las separaciones van desde la falta de amor hasta la violencia o infidelidad. Sin embargo, en los últimos tiempos, se impone una razón distinta y preocupante: las peleas diarias provocadas por motivos nimios. En efecto, muchas peleas son por cosas intrascendentes, como “me has servido la sopa fría” o “cuando te hablo no me escuchas”. Así como estos casos, hay otros que podrían tener solución si se pasara por alto el desencuentro. El análisis de estas peleas nos lleva a encontrar razones de fondo. No se trata de la sopa caliente o fría ni tampoco de si se escucha bien o no se hace caso. Detrás de estas quejas, lo que se busca es ganar la discusión y demostrar quién tiene más poder. Se piensa que estas peleas son en realidad una lucha por el dominio del uno sobre el otro. Las discusiones banales son una lucha por el poder que termina en divorcio.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.