21.ABR Domingo, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Huaico

¿Quién es Alexander Quispe, el ingeniero que murió al ser arrastrado por el río Rímac?

Se graduó hace un año como ingeniero civil y hoy su familia sufre por una pérdida que consideran enteramente como negligencia de la empresa.

Alexander Quispe trabajaba desde muy joven para costear sus estudios.
Alexander Quispe trabajaba desde muy joven para costear sus estudios.
Lorena Obregón

Lorena Obregón

@Lorena_AON

Alexander Quispe García (32) era el mayor de cinco hermanos. Sus padres estaban separados y asumió rápidamente como cabeza de familia desde muy temprana edad.

Alexander Quispe trabajaba para costear sus estudios que lo llevarían a ser un profesional, como tanto se lo había pedido su madre.

Desde los 18 años trabajó en obras de construcción y así nació su pasión por la ingeniería. Hace un año, Alexander se graduó como ingeniero civil en la Universidad Peruana de Integración Global (UPIG) y su especial motivación siempre fue su hermano menor de 13 años. Era soltero.

Gran parte de su experiencia la consolidó en Huancayo, donde estuvo más de 3 años. En esta ciudad brindaba charlas sobre seguridad en construcción a diversas empresas, por ello sus familiares no pueden entender qué pasó este fatídico miércoles cuando se aventuró a realizar una inspección en el río Rímac sin sus respectivos implementos.


Su prima Carla García Chirinos lo recuerda como una persona “entregada, voluntariosa y muy querida por las personas con las que laboraba”. Iba a cumplir 15 días trabajando para la empresa concesionaria Ferrovías y nadie imaginó que terminaría arrastrado por el río Rímac.

El cadáver de Alexander Quispe García fue hallado en la zona de Chaclacayo, luego que un deslizamiento de tierra lo sepultara al supervisar las labores de reconstrucción de un tramo de la base ferroviaria que quedó destruida por el paso de los huaicos.


Sus padres Ada García Granados y Alfredo Quispe Yauri solo exigen justicia, justicia porque murió una persona valiosa, justicia porque la negligencia no puede quedar impune, justicia para que no ocurra un caso similar en el futuro. Pero, sobre todo, justicia porque la sonrisa de Alexander ya no los acompañará más.

Te puede interesar




Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.