30.MAY Jueves, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

¿Necesitas un coaching sexual con tu pareja?

Sí deseas mejorar la intensidad de tus encuentros íntimos o tienes algún inconveniente con su desempeño, quizás necesites una terapia sexual.

(USI)
(USI)

La calidad de la vida sexual influye en diversos aspectos de la persona. Si en la cama todo está de maravilla, la persona anda de buen humor, produciendo endorfinas y hasta enfermándose menos. Por el contrario, si una persona no está bien con su pareja en términos sexuales, es probable que aparezcan los problemas.

RUTINA MATA PASIÓN
Muchas veces, aquel escenario no es producido por la falta de amor en la pareja, sino por la rutina. Caer en ella significa perder la creatividad, ya no ser capaz de sorprender y hasta experimentar un menor deseo. Hombre y mujer se aburren de sí mismos, por más que se quieran. Este aburrimiento es insumo para las peleas y, si no hacen nada al respecto, hasta se puede terminar la relación. ¿Qué hacer? Una solución muy atractiva y profesional es recurrir a la terapia sexual, también conocida como ‘coaching sexual’.

Es una manera de abordar la intimidad desde una perspectiva de pareja. Es decir, ambos estarán involucrados en el proceso que implica salir adelante y tener una vida sexual satisfactoria. Al fin y al cabo, es un problema de dos.

A lo largo de un programa de sesiones, el ‘coach’ averigua primero qué anda mal en la pareja.

También se trabajan tópicos como el conocimiento de las virtudes y limitaciones en el plano sexual, la confianza y la comunicación, técnicas para facilitar el orgasmo, abandonar prejuicios, controlar la eyaculación precoz, entre otros.

La finalidad es que la pareja viva una sexualidad plena y enriquecedora. En Lima ya hay profesionales dedicados a estos rubros. Búsquelos y haga la prueba.

TESTIMONIO

Ericka Sotomayor – Profesora de danzas árabes

¿Qué áreas se trabajan en la terapia sexual?
Una de las cosas que se trabaja en los talleres de ‘Coaching de Kamasutra’, que los brinda Carlos Alberto Chaparro, es estimular la creatividad. Por ejemplo, hay mujeres que compran disfraces y ropa erótica, pero no saben qué hacer exactamente. Lo hacen solo por compromiso, por complacer a su pareja. Entonces, la idea es trabajar ese bloqueo mental y sexual. A través de las clases, las personas aprenden a liberarse y conocerse.

¿Qué otros aspectos se trabajan?
De nada sirve mejorar los movimientos si no trabajas tu mente. Y de nada sirve trabajar la mente si los movimientos no funcionan. Por ello, el coaching te ayuda integrar las dimensiones de tu ser. Mediante ejercicios de respiración, por ejemplo, se ayuda a la persona a reprogramarse.

¿Hay demanda por esta clase de talleres?
Por supuesto. Cuando recién empezó todo, se miraba esto con vergüenza. Había cierto tabú. Pero cada vez hay más personas interesadas en tomar el curso, gente de todas las edades. Existe un deseo de ser orientados.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.