08.MAY Sábado, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

En nuestro país, día tras día se acosa y violenta sexualmente especialmente a mujeres y niños. Ante el probado fracaso de nuestro sistema judicial y legal para proteger de manera efectiva a las víctimas –el más reciente e indignante caso es el del Sodalicio–, lo que los afectados han empezado a hacer es volver públicos los casos en redes sociales. Lo lamentable es evidenciar que ante cada denuncia pública, por preciso que sea el testimonio, siempre aparece un considerable número de personas prestas a atacar a la presunta víctima con argumentos tales como “no es para tanto”, “eres una exagerada”, “no tienes pruebas suficientes”, “hay que resguardar la identidad de las personas”, o “debiste [inserte aquí cualquier acción que cree el comentarista que hubiera solucionado el problema]”. Nadie pide que se vulnere el derecho de defensa sino que se escuche, con respeto y empatía, lo que tienen que decir las potenciales víctimas y se trate de apoyarlas en la búsqueda de justicia y de un país con menos violencia.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.