19.JUN Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

,Persiana Americana
El sábado pasado, en su habitual programa radial, el arzobispo de Lima Juan Luis Cipriani dedicó su prédica a contrarrestar “el ataque permanente a la familia”. Según el prelado, nuestra sociedad está organizada de tal manera que atenta contra la unidad familiar. El enemigo de la institución base de la sociedad no es el Corredor Azul, como han caricaturizado algunos, sino el sistema capitalista y neoliberal que impera en el Perú.

Para el monseñor, “la sociedad a través de sus leyes ha privilegiado la producción del dinero por encima de la familia… todas las empresas han descubierto el domingo como un día para seguir trabajando” y no para que la familia se reúna, descanse y rece. Para el religioso, “el primer objetivo de una sociedad no es ganar plata” –¡vade retro, vil metal!–, sino “ser personas, tener dignidad” (¿el trabajo no dignifica al hombre?). Así, por fin, surge un rival de fuste contra la derecha pro-establishment: antes Humala, ¡hoy Cipriani!

¿La ética del catolicismo oficial en el Perú no concilia el progreso económico con los valores tradicionales? ¿Será acaso por eso que, en cambio, los países de raigambre protestante tienden a desplegar más consistentemente el capitalismo y se consolidan en el mundo desarrollado? ¿Cuál ha sido el efecto de la ética católica criolla en nuestra realidad actual, conservadora e informal? ¿O es que en realidad somos un país estancado porque no valoramos a la familia como nos insta Cipriani?

Sería importante llevar al debate nacional estas preguntas weberianas. El arzobispo ha sido muy cuestionador sobre cómo hemos organizado nuestra sociedad, pero omite que parte de lo que somos hoy como país –lo bueno, lo malo y lo feo– se lo debemos también a la Iglesia Católica y su particular ética.

Monseñor Cipriani, “en defensa de la familia”, se constituye como el principal enemigo del sistema capitalista neoliberal.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.