18.MAY Martes, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Esta semana ha sido triste pero importante para Brasil. El fallecimiento de la Sra. Marisa Lula da Silva, por un derrame cerebral, fue la nota triste. Y más triste aun está siendo el uso político que Lula le da al deceso de su esposa. Pero hay temas más importantes.

El juez Luiz Edson Fachin ha sido sorteado para sustituir a Teori Zavascki en la relatoría de Lava Jato y el sentir general es de confianza. Sergio Moro y los voceros de Lava Jato ya expresaron su satisfacción. Con la homologación del proceso Odebrecht y el nombramiento de Fachin, Lava Jato continúa.

Temer acaba de obtener una victoria política al lograr que sus aliados fueran elegidos en las presidencias del Senado y Diputados, obteniendo un respaldo próximo a 75% del poder legislativo. Con esa fuerza, Temer va a poder seguir con su plan de reformas constitucionales. El desafío principal ahora es la reforma del sistema de pensiones que, como está, inviabiliza la gestión fiscal de cualquier gobierno. Ni Cardoso, ni Lula, ni Dilma pudieron corregir el sistema de pensiones de Brasil. Si Temer lo logra, él pasará a la historia.

La economía y los mercados están reaccionando positivamente: la inflación está cayendo, la bolsa está subiendo, el real se ha estabilizado, las tasas de interés están cayendo, y la expectativa es que la economía inicie su recuperación este año. Todo hace pensar que, con la salida de Dilma y la derrota política del PT, el país retoma sus perspectivas de desarrollo.

Lo incierto es el futuro de la corrupción. Si el Congreso aprueba las 10 Medidas Contra la Corrupción, Lava Jato habrá triunfado. Si no las aprueban, sus logros pueden peligrar.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.