18.MAY Martes, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Tal como Lula había anunciado, el Partido de los Trabajadores (PT) se ha lanzado en una campaña radical bajo la consigna Fuera Temer. Los petistas han movilizado a cientos de miles de manifestantes a nivel nacional, en una campaña bien orquestada: artistas, figuras políticas, periódicos, TV y redes sociales; todos ellos en acciones sinérgicas.

Incapaz de evitar la caída de Dilma y de salvar a Lula de Lava Jato, el PT ha dejado claro que sabe atacar a sus rivales. Algunos petistas ya dicen que Temer no terminará su mandato, y no carecen de motivos. Ante déficits billonarios, Temer tendrá que tomar medidas impopulares, y el PT aprovechará las oportunidades.

En la campaña electoral municipal el PT va debilitado, con 40% menos candidatos y mucho menos recursos. Pero lo más llamativo es que el PT eliminó su nombre, la bandera roja y la estrella en su publicidad de campaña. Hoy, los símbolos partidarios hacen perder votos a sus candidatos.

El escándalo de la semana es el déficit de 35 mil millones de dólares de los fondos de pensión gestionados por el PT. El déficit corresponde a una combinación de corrupción, malos manejos y uso político de los fondos: compra de deudas de Venezuela y de Argentina, y compra de acciones riesgosas, de empresas ligadas a la Petrobras, y de empresas del PT.

Los petistas siguen en estado de choque por la caída de Dilma, pero concentran sus ataques en llevar a Temer al fracaso. El problema de esa estrategia es que polariza con una aspiración mayoritaria: superar la crisis económica y recuperar la estabilidad política. Los ataques del PT, si son efectivos, fortalecerán la coalición en su contra. Esto no es bueno para ellos.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.