05.MAY Miércoles, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

A propósito del conflicto en Las Bambas, se ha aducido que la carretera por donde se desplazan los camiones de la minera es “nacional”; es decir, que no depende del Gobierno Regional de Apurímac ni de los gobiernos locales (provinciales) por los que discurre su trazo. Esta afirmación es errónea. La carretera motivo del conflicto es vecinal y está designada oficialmente como tal: “ruta Nº AP-954 Trayectoria: Emp. PE-3S F (Quehuira)-Antuyo-Contahuiri-Huancuire-Pamputa-Emp. AP-901”, según el DS 011-2016-MTC, en el que se encuentra entre otras miles de vías vecinales.

La propia minera Las Bambas reconoce en un comunicado que la ruta es vecinal: “En el año 2014, la Municipalidad Provincial de Cotabambas aprobó e incorporó la vía Quehuira-Huancuire al inventario vial de la provincia de Cotabambas. Asimismo, solicitó al MTC la jerarquización de la misma como una vía vecinal” (18.10.16). Esto, a diferencia del presidente de la SNI, Carlos Gálvez, quien mostrando unas fotos afirmó: “Acá hay varias zanjas en una vía nacional, lo cual ya es un delito” (El Comercio, 23.10.16).

Más aun, el “Manual de carreteras: mantenimiento o conservación vial” le impone ciertas exigencias al municipio: “(…) es necesario implementar a través de las autoridades competentes –es decir, sus autoridades locales (añadido nuestro)– un sistema de mantenimiento rutinario, que permita prolongar su estado de conservación y la transitabilidad”.

Vale la pena insistir en esto porque se ha querido impedir que el gobierno local y las comunidades le impongan a la minera condiciones para el traslado de sus camiones, de modo que los ciudadanos de la zona no se vean perjudicados. El gobierno local puede ejercer su autoridad imponiendo, por ejemplo, el pago de una cuota extraordinaria por su uso y una tasa ordinaria similar a un peaje. No hay que olvidar que un mínimo de ponderación indica considerar que el conflicto en Cotabambas no es de “rechazo” a la minería, sino de “convivencia” con ella.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.