05.MAY Miércoles, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

“Barata conoce muy bien el poder en el Perú. Era invitado especial en Palacio de Gobierno…”.

No deja de ser una paradoja que los poderosos en el Perú dependan todavía del colaborador eficaz brasileño Jorge Barata, hasta hace poco, mandamás de Odebrecht en el Perú. Barata.

Barata conoce muy bien el poder en el Perú. Era invitado especial en Palacio de Gobierno durante los últimos tres períodos, al menos. Fueron 16 visitas con García, otras tantas con Toledo y Humala, incluso antes de que fuera presidente. No hubo campaña en la que Barata no se reuniera con candidatos. Lo hizo también con Keiko y PPK en la penúltima lid electoral. Hace un año, Barata, con cara imperturbable y sonrisa afable, negaba coimas ante la comisión del Congreso; hoy, en cambio, es el delator que esperamos confiese quiénes son los responsables directos de haber sido parte de este sistema de corrupción, más allá de Edwin Luyo, Jorge Cuba, Miguel Ángel Navarro, Jessica Tejada y Mariela Huerta, accionistas de la cuenta off shore en un banco de Andorra donde Odebrecht depositó más de US$8 millones.

Mauricio Cruz, el nuevo representante de Odebrecht, ha dicho que el acuerdo con la Fiscalía en el Perú no tiene condiciones, que los 30 millones de soles son una seña de “buena voluntad y deseo de colaborar” pero asegura asimismo que han acordado que NO existan medidas de fuerza a cambio de información entregable.

Esto implicaría acuerdos para que sus activos no se congelen, deducimos. La Fiscalía está bajo inmensa presión por la magnitud de la corrupción denunciada y las personas poderosas que podrían estar implicadas, pero la ciudadanía exige un manejo a la altura del daño hecho. Que vayan a la cárcel los que tengan que ir y si hay responsabilidad penal de los ex presidentes, al ‘bote’, pero también busquemos la forma de recuperar lo que nos han robado y las coimas, por supuesto.

Busqué sinónimos de “barata” en español. Me encontré con “permuta, trueque, baratura, ocasión” y adivinen qué… “cucaracha”. Curioso, ¿no?


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.