05.MAY Miércoles, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

“¿Quién asume la responsabilidad de las zonas contaminadas que han afectado para siempre la vida de más de 20 comunidades indígenas?”.

Uno de los finalistas de los premios a la creatividad empresarial que entregará la próxima semana la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas es la empresa petrolera argentina Pluspetrol. La distinción tiene que ver con el trabajo de Pluspetrol en Camisea, la selva sur, región Cusco.

En Loreto, en cambio, Pluspetrol Norte muestra su verdadero rostro, y es una mancha negra que enferma a miles de peruanos. Hace un año la empresa, que produce el 40% del petróleo y el 95% del gas en Perú, abandonó, sin ningún plan de cierre aprobado por el Ministerio de Energía y Minas el Lote 192, que operó durante 15 años en la Amazonía.

Según Ojo Público, un medio digital de periodismo de investigación que suele ganar premios que sí merece, Pluspetrol Norte forma parte del conglomerado Pluspetrol Resources Corporation y responde a una de sus filiales asentada en las Islas Caimán, donde impera el secretismo financiero y tributario. Su patrimonio está valuado en US$4,576 millones, según la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV)… Pero pelea judicialmente para no pagar S/39.4 millones por 12 multas ambientales y otros S/3 mil millones por deudas a Sunat, e intenta silenciar un documento que señala su responsabilidad en la remediación de 92 sitios impactados en el Lote 192 a lo largo de 15 años de operaciones.

Los impactos que mencionan los informes se refieren a derrames de petróleo, contaminación de ríos y tierras de cultivo, que suman 92 puntos, y el haberse desentendido de los daños causados desde 1971 por su antecesora, la Occidental Petroleum, lo que llamamos “pasivos” que según el informe del OEFA suman 2,104 puntos adicionales.

¿Quién asume la responsabilidad de las zonas contaminadas que han afectado la vida de más de 20 comunidades indígenas? Pluspetrol Norte no, pues ha llevado la revisión de su contrato a un arbitraje internacional para no hacerse cargo de los sitios contaminados ni de sus millonarias multas.

El paro que vienen haciendo más de 40 comunidades de Loreto en Saramurillo, hace dos meses, tiene que ver con estos impactos y la desidia por parte de los responsables. Las comunidades afectadas, del Lote 192 y del 8, que sigue siendo operado por Pluspetrol, exigen, para levantar el bloqueo del río Marañón, la declaración de la emergencia ambiental y social (contaminación, pobreza extrema, desnutrición, ausencia de servicios básicos). Sus medidas suelen radicalizarse mientras esperan. Un premio a la creatividad empresarial para Pluspetrol, en este contexto, es “literalmente” una cachetada a la pobreza.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.