13.JUL Sábado, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

“El dilema que enfrenta a diario el mandatario: tender un puente al fujimorismo significa enemistarse con todo ese sector antifujimorista que lo apoya”.

Frente a lo que muchos analistas pronosticábamos (que un diálogo entre el oficialismo y el fujimorismo o no se produciría o serviría de poco), ayer la Sra. Keiko Fujimori, presidenta de Fuerza Popular, formuló un pedido de diálogo al presidente Pedro P. Kuczynski. La solicitud enmarca dos temas a tratar, la reconstrucción y la lucha contra la corrupción, temas que –como sabemos– se encuentran al tope de las preocupaciones ciudadanas (junto a la inseguridad y sensación de parálisis económica).
Cierto, dicha iniciativa se esperaba del gobierno, no de la oposición. Todo apunta, para aquellos que disfrutan de las teorías conspirativas, a que no fue una solicitud “acordada”: ayer por la mañana, pocas horas antes de hacerse pública la solicitud, el mandatario se quejaba públicamente de los “escandaletes de quinta” que, en su opinión, distraen a los peruanos. ¿A qué se refería?

El gobierno nunca tuvo iniciativa política, eso lo sabemos, y el pedido de diálogo planteado ayer nos refuerza dicha percepción. ¿Por qué esta iniciativa no nació en Palacio? En simple, por el dilema que enfrenta a diario el mandatario: tender un puente al fujimorismo significa enemistarse con todo ese sector antifujimorista que lo apoya, y el presidente sabe lo que algún tipo de acuerdo con el fujimorismo engendraría: marchas, columnas atrabiliarias, quejas de los notables y así. Ante ello, más cómodo es el statu quo, y si bien la confrontación con el fujimorismo impide al gobierno desarrollar un activo plan de reformas y acciones, para eso también sirve ese amplio y nutrido sector antifujimorista (crea narrativas de defensa, las distribuye local e internacionalmente, moviliza a miles contra el enemigo común, etcétera). De hecho, ya salió este grupo por redes y medios a criticar y poner zancadillas a la potencial cita.

El gobierno ha aceptado el pedido; hasta ahí, vamos bien. Pero queda lo importante: ¿con quién caminará en el futuro el gobierno? Porque, si algo queda claro, es que el presidente debe escoger entre estas dos fuerzas.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.