06.MAY Jueves, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Pensamos muchas veces en la necesidad de que nuestros músculos estén tonificados para poder seguir realizando nuestras actividades de rutina favoritas. En ese sentido, gracias al ejercicio y una buena dieta con proteínas, lo logramos, pero, además, ¿sabemos cómo cuidar nuestro músculo más importante, el corazón? El músculo cardiaco late cada hora, cada día, cada semana durante toda nuestra vida y funciona de forma automática. Es conocido que los problemas al corazón son la principal causa de muerte en el mundo.

Científicamente ya está comprobado que determinados hábitos de vida ayudan a prevenir las enfermedades al corazón, como los siguientes:

1. Actividad física continua: la mayor herramienta para lograr que nuestra frecuencia cardiaca y presión arterial se mantengan bajas. Con esto, nuestro corazón reaccionará de una manera relajada frente a cualquier situación de estrés, por ejemplo, un robo, un choque automovilístico, una llamada de alerta, entre otras causas que pueden lograr que en segundos se activen todos los neurotransmisores del estrés que, por el contrario, elevarían la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Treinta minutos de ejercicio, cinco veces a la semana, es la voz.

2. Bajar el consumo de sodio: el sodio va de la mano con el agua. Es así que, cuando consumimos sal, esta lleva agua dentro de las células de nuestro cuerpo, lo que incrementa el trabajo del corazón.

3. Escuchar música: relaja las arterias y capilares.

4. Acudir al médico en forma periódica.

Así como estos 4 puntos son los más importantes en prevención para que nuestro corazón esté fuerte siempre, existen hoy en día tratamientos de avanzada para aquellos pacientes que padecen de enfermedad cardiaca, como postinfartados con mucha debilidad corporal, insuficiencia cardiaca, entre otras. Las células madre mesenquimales ayudan a regenerar el músculo cardiaco perdido en estas enfermedades. Prevención y ciencia serán la combinación perfecta para que este órgano nos acompañe siempre más tiempo.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.