18.MAY Martes, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

La playa argentina de Necochea fue hace poco escenario de un inusual despliegue policial. 20 policías llegaron a bordo de seis patrullas para ¿intervenir a un peligroso delincuente armado? No. Para cubrir seis tetas.

Los policías amenazaron con detener a tres jóvenes mujeres por el terrible y antisocial “delito” de hacer topless. Los bañistas que alertaron a la Policía alegaron que se trataba de un acto obsceno y contrario a la moral y las buenas costumbres.

Es cierto que hay quienes pueden considerar ofensivo que una mujer muestre sus senos, incluso en un contexto playero y a pesar de que no son órganos sexuales, los gustos particulares no determinan los derechos de las personas.

Y si bien es casi imposible llegar a un consenso respecto a qué es obsceno, mientras el acto en cuestión no vulnere o limite los derechos de otros, no tiene por qué ser penalizado.

El morbo y/o rechazo por la desnudez es socialmente aprendido, así como el afán de opinar sobre el estilo de vida de los demás.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.