18.MAY Martes, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Abogada

Una niña de 11 años fue violada por su primo mayor de edad y, ante su embarazo, sometida a un aborto clandestino que la llevó a la muerte. Este aberrante hecho, además de exponer la enorme vulnerabilidad de las niñas ante actos de violencia sexual y física, ha visibilizado cómo operadores del sistema judicial, como son los abogados, suelen revictimizar a la parte agraviada.

En este caso, Miguel Odar, abogado del acusado, señaló respecto a la menor que “mantenía una relación sentimental con su patrocinado” y “podría haber tenido la edad de 10 años, pero su físico es desarrollado”, a modo de justificación del infame proceder de su cliente. Si bien hasta el más vil delincuente tiene derecho a una defensa legal, esta tiene los límites que la ley y el Código de Ética del Abogado confieren, entre ellos, el de probidad e integridad, deber de veracidad y no vulneración del honor y la dignidad de terceros. El CAL debería aplicar el procedimiento disciplinario correspondiente.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.