18.MAY Martes, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Muy convenientemente antes de la interpelación del ministro Saavedra, un grupo de personas, usando el hashtag #nosemetanconmishijos, inició una campaña de desinformación respecto al Currículo Nacional de Educación Básica 2016. De un lado, congresistas como Julio Rosas y Marco Miyashiro señalaban que dicha currícula era “pro gay” y que incorporaba el, inexistente por cierto, concepto de “ideología de género”; y de otro, reparto de volantes en los que se alude a determinismos biológicos y negación de expresiones de la sexualidad.

Ante ello, es importante aclarar que un curso o lo que diga un libro de texto no hace homosexual a nadie. La educación no determina orientaciones sexuales, pero sí puede ayudar a eliminar el odio a lo que nos parece “distinto”, a apreciar y respetar nuestras diferencias y particularidades. Lástima que existan políticos y grupos religiosos que siembran el odio y la homofobia a costa de nuestros impuestos. ¡Educación inclusiva ya! ¡Estado laico ya!


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.