28.FEB Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Los limeños estamos acostumbrados a vivir bajo un manto de nubes casi perpetuo entre mayo y noviembre. Esta condición está muy vinculada al potenciamiento estacional (entre el otoño y la primavera) del llamado Anticiclón del Pacífico Sur (APS).

El anticiclón no es otra cosa que aire presionando sobre el mar que, en conjunción con la rotación de la Tierra, genera vientos y corrientes marinas que traen aires y aguas frías del Pacífico Sur a nuestras costas.

Sin embargo, cuando este anticiclón se aleja o ausenta de su posición habitual, en Lima deja verse el brillo solar y la humedad del aire disminuye.
Está pasando eso en estos días y seguirá pasando, tras un periodo más nublado a inicios de la próxima semana en los días subsiguientes, según los modelos de predicción del tiempo.

Los inusuales días de calor en verano, el calentamiento del mar y las lluvias asociadas a El Niño costero fueron consecuencia de un debilísimo APS en el verano.

Es pues el APS, el amo y señor del tiempo y clima costeros y –por lo que vemos– aún no regresa a sus tradicionales valores. Entretanto siga ese comportamiento irregular, las tardes serán menos húmedas y las lloviznas aún escasas.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.