06.MAY Jueves, 2021
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Presidente García dijo que en América del Sur se vive una "guerra fría"

Viernes 04 de abril del 2008 | 12:00

El mandatario se refirió a las tensiones que se vive entre los países con modelos económicos diferentes. Además, precisó que con el presidente Chávez "hemos acordado no atacarnos".

Compartir
El mandatario se refirió a las tensiones que se vive entre los países con modelos económicos diferentes. Además, precisó que con el presidente Chávez "hemos acordado no atacarnos".

Sudamérica vive una especie de "guerra fría" que enfrenta a países con modelos cerrados estatistas contra los que buscan inversión y apertura comercial, dijo el viernes el presidente de la República, Alan García.

En el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, García afirmó sin embargo que la región terminará en algunos años en un modelo de mercado abierto hacia el mundo, después de los "últimos estertores del estatismo".

"En Sudamérica parece que se hubiera trasladado a una especie de guerra fría, así como la que enfrentó los grandes bloques ideológicos en el siglo XX y tenemos países que irán hacia el Pacífico, que miran hacia la inversión (...) y hay otros países que prefieren su mercado interno, que prefieren cerrar sus fronteras", dijo el mandatario.

En la región, gobiernos de izquierda como el del presidente venezolano Hugo Chávez y sus aliados políticos, el boliviano Evo Morales y el ecuatoriano Rafael Correa, contrastan con los de Perú, Chile y Colombia que han implementado políticas económicas de apertura comercial hacia el mundo.

Perú, junto a Chile y México ya tienen un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, y Colombia busca uno similar, mientras que Chávez, de gran protagonismo en la región, libra una guerra retórica contra Washington.

García, quien dice que lidera una "democracia moderna" en su país, calificó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como "terrorista" y no un grupo beligerante como reclama el presidente venezolano Chávez.

Las FARC lleva adelante una guerra contra el Estado colombiano, que ha dejado miles de muertos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, mientras el grupo mantiene al menos 700 rehenes que busca de intercambiar por 500 guerrilleros presos.

"Aquí hemos sufrido ese tipo de terrorismo, eso es terrorismo, el que pone bombas, el que rapta personas, el que bloquea un país por completo", dijo García sobre las FARC.

Perú vivió una guerra interna contra el grupo maoísta Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, la cual dejó unos 69.000 muertos y desaparecidos en casi 20 años de violencia política, según datos oficiales.

BETANCOURT Y CHAVEZ.

El mandatario también se refirió al caso de la rehén y ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, quien estaría gravemente enferma en manos de las FARC y cuya liberación demanda el Gobierno de Francia.

"Supongo que las FARC están administrando diabólicamente, no la vida de Betancourt, sino tal vez, con su muerte, le hacen daño al presidente (colombiano Alvaro) Uribe, eso para mí es clarísimo", dijo García.

"Lo que están haciendo es simplemente administrar el tiempo para ver en qué momento se produce la muerte de la señora Betancourt y le echan la culpa a Uribe", agregó.

Aunque García dijo que con el presidente Chávez "hemos acordado no atacarnos", el mandatario peruano afirmó que su colega ha buscado un camino opuesto, amparado por el alto precio internacional del petróleo; aunque le invocó a no buscar "exportar" su revolución a los países de la región.

"El presidente de Venezuela tiene un punto de vista distinto, porque tiene un petróleo carísimo. Sería interesante saber si se puede mantener esos criterios con un petróleo a 20 dólares el barril, pero yo lo respeto y hemos acordado no atacarnos, pensamos diferente pero podemos ser amigos", dijo.

"Lo único que no está bien es, si se quiere, exportar la revolución o los conceptos a otros países. Bueno, si lo hace a otros países, y otros lo permiten, allá ellos, pero el Perú no lo permitirá. Ahora creo que eso lo ha entendido Hugo (Chávez) y no va a insistir en exportarnos sus conceptos", señaló.

El Gobierno ha denunciado la supuesta injerencia de Chávez a través de decenas de Casas del ALBA que operan en Perú y que para Lima están vinculadas a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), un bloque comercial impulsado por Chávez y que integran Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Según analistas, el presidente García buscaría posicionarse como un contrapeso a Chávez en Latinoamérica, pero el mandatario peruano descarta ese protagonismo.

"Los que son nuevos, los que recién llegan al poder y la política, siempre quieren ser ejemplos, siempre quieren ser el faro luminoso de la novedad. Posiblemente en mi primer Gobierno tuve esa tentación, pero estoy en el segundo y 20 años después, de manera que esa tentación vanidosa del espejo del mundo ya no la tengo", afirmó el presidente peruano.

Fuente: Reuters