14.AGO Martes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

El miércoles 2 el diario O Globo de Brasil publicó una información según la cual Marcelo Odebrecht había confirmado que entregó aportes a la campaña presidencial de Keiko Fujimori, fondos de la Caja 2 de la empresa Odebrecht. También se mencionó a Mercedes Aráoz como otra persona que puede estar en problemas.

En la nota se dice que “O Globo tuvo acceso a trechos inéditos y hasta hoy secretos de la delación de Marcelo Odebrecht y también a anexos sobre el Perú de los ejecutivos Luiz Mameri, Jorge Barata, Luis Alberto Weyll, Ricardo Boleiro (sic) y Rogério de Aráujo, todos directa o indirectamente ligados a la operación ilegal de la empresa en el país vecino”.

Varios medios locales difundieron la nota de O Globo apenas se conoció. Perú21 se tomó unas horas para hacer cruce de información, hora y media según lo señalado, antes de consignar el primer reporte en web. Algunos lectores hicieron observaciones y reclamos. “Es raro que todos los medios informan acerca de Odebrecht y Keiko, menos Perú21”. “¿Por qué nunca informan rápidamente de Keiko Fujimori?”. “¡Cómo es posible que no se haya dado portada a la información de O Globo!”. Tales fueron algunos de los comentarios que por diversas vías se hicieron al respecto.

Siempre me remito a los Principios Rectores del diario y a su Decálogo de la Redacción que son los documentos guía del trabajo periodístico. Este manda en su punto 6 que “antes de publicar información de otros medios de comunicación, los periodistas de Perú21 agotamos, en la medida de lo posible, todas las vías para corroborar la veracidad de esta. De no ser posible la verificación, preferimos asumir el riesgo de no publicar la información (error de tipo 2) antes de publicar información cuya veracidad no nos consta y, por ende, pueda resultar falsa (error de tipo 1)”.

Hablé con el director Juan José Garrido. Me explicó que apenas se conoció la nota de O Globo, los periodistas buscaron a sus fuentes en la fiscalía, pero también llamaron al diario brasileño y concretamente por la tarde lograron hablar con el autor de la nota Guillermo Amado. Mientras obtenían respuestas, en la web del diario se publicó un resumen de la nota de O Globo e incluso estuvo en la portada digital. Luego se consignó que dicho medio borró el párrafo con los nuevos nombres de delatores (el entrecomillado en el segundo párrafo de esta columna); y ya por la noche, Perú21 publicó “Los detalles no contados de la nota de O Globo sobre Keiko Fujimori-Publicación de medio brasilero causó gran revuelo hoy, tras relatar una declaración de Odebrecht sobre la ex candidata presidencial”. Ahí se precisó, luego del cruce de datos con las fuentes, que la citada declaración de Odebrecht era la misma que se concedió al fiscal Germán Juárez en el interrogatorio del pasado 15 de mayo y sobre la cual ya se había informado. No era una nueva declaración la que se daba a conocer y en la misma no se hablaba de Caja 2 respecto a Fujimori.

En la edición impresa de Perú21 al día siguiente, el jueves, en la primera página de la sección Política, se publicó una segunda nota titulada “Nuevos delatores en caso Lava Jato” sin mención alguna a Fujimori. Y el viernes se publicó una entrevista a Alonso Peña Cabrera, jefe de la Unidad de Cooperación Internacional de la Fiscalía, en la que este declara que lo único nuevo de la nota son los nombres de los tres delatores. Ante la pregunta respecto a los aportes que habrían recibido candidatos presidenciales, como Keiko Fujimori, el funcionario declara: “acá hay varias fuentes de información que se están cruzando para construir esa versión”.
El director del diario enfatiza que “somos muy cautelosos con información de terceros. Como escribí en una columna, hay que investigar a todos, pero nosotros no publicamos especulaciones; si no hay pruebas o indicios claros para referirse a Keiko Fujimori o a cualquier otro personaje no lo hacemos. Es distinto con los casos de Ollanta Humala, Nadine Heredia, Félix Moreno, entre otros, respecto a los que sí hay indicios, pruebas”, refiere el director.

Si Perú21 vio que la nota de O Globo no era precisamente novedosa en todos sus extremos, o que contenía errores, quizás pudo decirlo con más claridad más rápidamente en su web; actualizando los contenidos conforme iba reuniendo los elementos para acreditar su versión.

No hay que dejar espacio a que se piense en que hay una intención de minimizar u ocultar una información supuestamente para proteger a una figura política. Por ello opino que en la nota de la edición impresa del jueves, se debió explicar porqué solo se tomó el ángulo referido a los nuevos nombres de delatores y por qué no se destacó lo señalado en O Globo sobre Keiko Fujimori como sí lo hicieron otros medios.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.