26.SEP Sábado, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Indignación. Es el sentir que ha compartido Perú21 al informar sobre el incendio de gran magnitud en la zona comercial de Las Malvinas y las otras emergencias de menor escala que se produjeron antes y simultáneamente en diversos puntos de Lima.

Indignados por la dejadez e irresponsabilidad en materia de seguridad de locales. Por el abuso laboral de malos empresarios y emprendedores que cuidan su bolsillo y su ganancia, pero no la vida de quienes trabajan para ellos. Indignados ante la situación de mujeres y hombres que, como bomberos, ponen su vida en riesgo con gran coraje, y no cuentan con los recursos ni la protección del caso. Indignados porque esto pasa ante las autoridades.

Algunos plantearon en los últimos días por qué no se analizaba el contexto político en que se producía cada incendio. Mientras tanto otros, políticos, sobre todo, como Mauricio Mulder, congresista del Apra, sin mayores fundamentos, lanzan la hipótesis de actos terroristas.

Considero que Perú21 ha hecho muy bien en no ser caja de resonancia de esta conjetura soltada ante cámaras y micrófonos. Solo ha informado puntualmente de las declaraciones, pero no las ha destacado. El director del diario, Juan José Garrido, señaló en su columna que “vemos cómo aprovechan –algunos buitres– estas tragedias para hacer política. Es patético y deleznable que, en plena catástrofe, algunos se preocupen por deslegitimar a sus contrapartes, queriéndose ganar alguito de notoriedad”. Aparte de esto, el medio se ciñe a principios y normas internas que obligan a la búsqueda de la verdad, y a no publicar ninguna denuncia si esta no es debidamente verificada.

Por otro lado, está el tratamiento del drama y el dolor. Sin explotarlas morbosamente, tanto en la versión impresa como en la plataforma digital, se han consignado las expresiones de los trabajadores que estaban encerrados en un contenedor que retratan la desesperación del momento que comunicaron a sus familiares y pusieron en evidencia hechos que configurarían el delito de explotación laboral.

Perú21 también se ha solidarizado con los bomberos voluntarios del Perú, les ha puesto rostro, nombre y ocupación a varios, y llama la atención sobre la precaria situación en la que prestan sus servicios, la que se pone de manifiesto cada vez que atienden una emergencia grande, pero luego cae en el olvido… hasta el siguiente caso. Asimismo, relata las deficiencias básicas de infraestructura, como en el servicio de agua, por ejemplo.

Al cierre de esta columna, los familiares de los tres desaparecidos en el incendio de la galería Nicolini de Las Malvinas, Jovi Herrera (21 años), Jorge Luis Huamán (19) y el joven de 15 años, cuyo nombre Perú21 no informa en cumplimiento de la legislación, han perdido las esperanzas. Habrá mucho que informar y analizar sobre los diferentes ángulos de esta historia que no puede ser una más de las que quedan en el olvido.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.