26.SEP Sábado, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Dos notas de Perú21 motivaron observaciones y críticas esta semana por hacer eco de estereotipos y reflejar prejuicios. Se trata de las historias que fueron publicadas con los títulos de “Marina Mora pasea orgullosa y al natural por las calles de Miraflores” y “Ex jugador de la selección peruana se muestra muy cariñoso con sus amigos (y no faltan los rumores sobre si es gay o no)”.

A pesar de que el resaltar estereotipos y discriminación no son estilos compartidos por la Dirección ni sus editores, las notas fueron publicadas y circularon así. El caso de la nota de Mora fue más notorio y comentado porque llevó a una rectificación y disculpas hechas por la propia editora de Web y Audiencias, Esther Vargas.

Yo conozco su trabajo y su pensamiento. Era difícil pensar que ella como jefa hubiera alentado o permitido una publicación así. Lo que se publica en web no pasa por toda la cadena de filtros que un impreso. Y es necesario explicar ello. Los periodistas de la plataforma digital trabajan con bastante autonomía, basados en lineamientos y criterios del medio. Las notas las revisa el editor o subeditor, o el encargado, pero no hay corrector de estilo o editor general, dada la velocidad de las publicaciones.

En varias ocasiones los lectores me escriben pensando que cada historia que se publica en web o redes sociales pasa por un corrector y uno o dos editores antes de ser publicada, como es usual en los procesos de publicación en impreso. Sin embargo, en digital, ello no es así salvo para notas de asuntos complejos o delicados, a las que los editores en este caso dan prioridad en su revisión. En la nota que comentamos pasó solo un filtro.

Por eso mismo, la editora de Web expresó su molestia porque sabe que los miembros del equipo tienen un pensamiento diferente al expresado en ese texto. Sin embargo, como le dije en la conversación que tuvimos al respecto, hay prejuicios y estereotipos tan anclados en nuestra sociedad –bastante alimentados por los medios, por cierto– que se infiltran en las historias y por eso las llamadas de atención a sus autores no bastan; acciones de sensibilización ante esos asuntos es clave y una de ellas es capacitación.

En ese sentido, han coordinado con la Dirección que, a partir de esta semana, tendrán espacios de capacitación y talleres para analizar los casos y así contribuir a desterrar malas prácticas periodísticas y atentatorias contra la salud de nuestra sociedad. Asimismo, harán contenidos sobre los estereotipos y cómo estos son alimentados por los medios de comunicación.

Nuestra sociedad está cargada de odios, discriminación y violencia. Se ve en la calle, se ve en las redes. Lo vimos en una agresión física y verbal desmedida y sin razón en una fila en Tottus. Por ello me parece que desde los medios también se construye y mucho más de lo que pensamos.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.