26.SEP Sábado, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Apuesto que varios se quedarán en el título de esta columna. No leerán el cuerpo de la misma y sacarán conclusiones. Unos pensarán que hablo de políticos, otros de religión. Quizás se atrevan a hacer comentarios. Así, sin leer más. Suele pasar con muchas personas que leen rápidamente titulares, pasan páginas de un diario, navegan un rato por una web o pescan un titular de un medio en una cuenta de redes sociales. También están los que tienen serios problemas de comprensión de lectura y entienden poco o al revés. Y los que a partir de un solo reporte, juzgan el conjunto de las coberturas.

Pasa mucho de esto con los comentarios a diferentes posteos de Perú21. Pero en el titular de hoy me refiero especialmente a esos que se la pasan criticando contenidos ‘basura’ y reclamando contenidos culturales en los medios, pero en la vida real ni los miran.

El martes 7, Perú21 publicó una nota sobre la película Videofilia y otros síndromes virales, del peruano Juan Daniel Molero. La cinta fue propuesta para competir por un premio Oscar en la categoría Mejor película extranjera. Ha ganado un premio importante en el Festival de Rotterdam y el premio de Lima Independiente Festival Internacional de Cine. Es una película experimental, cuyo director comentaba que a su exhibición en dos salas (una comercial y otra cultural) solo fueron 187 personas y ese fue el titular.

El link de peru21.pe se difundió en las redes sociales del diario y dio pie a comentarios de la audiencia del tipo ‘hacen titulares cuando antes debieron apoyar la película’, ‘Perú21 no informa sobre cine peruano’, ‘yo no me enteré de que había esa película porque ustedes no informaron’, y varios más que daban a entender que el diario prefiere difundir noticias ligeras y chismes en vez de cultura.

Puse en el buscador el título de la película y el nombre del director y aparecieron todas las informaciones publicadas al respecto. Sí hubo. Los comentarios de la audiencia no tenían base. Los leo bastante para ver si alguno contiene una crítica u observación fundamentada a la cobertura de la redacción, pero más veo sandeces y barro con ventilador.

Hice el mismo ejercicio con otras noticias del ámbito cultural, que es bastante amplio en el caso del diario, y en la cuenta de Facebook muy buenas notas apenas tienen unos cuantos ‘me gusta’ y son pocas veces compartidas.

Recordé entonces estudios en los que participé en los que al dejar solos a diferentes grupos de consumidores de medios, se concentraban en espectáculos, farándula y deportes, y pasaban por alto, salvo contadas excepciones, las secciones culturales. Pero apenas volvía el moderador del grupo y les preguntaba qué piensan que debe ofrecerse y fortalecerse en los medios, casi al unísono respondían ¡cultura!, ¡falta cultura! Y aquí va el titular otra vez.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.