26.SEP Sábado, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Los medios se deben a sus audiencias y por eso han de prestarles atención de manera continua a sus intereses, requerimientos e inquietudes. A sus demandas y a sus estilos de vida. A lo que les resulta positivo y negativo.

En un medio periodístico, esta tarea es particularmente complicada, pues no todos resultan satisfechos con una sola fórmula. Los segmentos de lectores y de audiencias son muy variados.

Sin embargo, muchas veces los periodistas caemos en la soberbia de pensar que lo que es interesante e importante para nosotros también lo es para el público en general, que nuestra visión de las cosas es la correcta. Y no es así.

Próxima a cumplir tres meses en este encargo como defensora del lector en Perú21, confieso que una de las tareas más placenteras es leer los variados mensajes que por diversas vías me envían lectores de diversas partes. Y ellos saben que no solo los leo sino que además les contesto lo que está al alcance de mis facultades, con el mayor respeto.

Pero también hay de las comunicaciones mala onda. Desde las que anticipan sin fundamento alguno lo que puedo opinar o contestar, hasta las que me imaginan –supongo que porque soy mujer, pues– en un plan de gritos histéricos chillando por algún asunto en específico y me ‘invocan’ a ‘tranquilizarme’ ante unos temas.

En un medio, leer y procesar las comunicaciones al director, con todos los canales que existen ahora, es una tarea exigente y demandante. En mi caso, no es ese volumen de mensajería aún, pero el flujo es permanente. Los más jóvenes y digitales me escriben por Twitter; los mayores por correo electrónico (me ha despertado especial ternura ver la carta de un abuelo transcrita por un nieto).

Hay algunos que envían cartas que parecen artículos de opinión o columnas editoriales, otros se confunden y piensan que la Defensoría del Lector en Perú21 es una extensión de la Defensoría del Pueblo y piden apoyo u orientación para resolver sus problemas como ciudadanos ante oficinas del Estado. Unos envían sugerencias o críticas constructivas, otros se quejan de todo, del diario, de las autoridades, del país. Unos quieren saber cómo funciona un medio de comunicación por dentro, otros quieren más noticias positivas y mejores espacios, titulares y portadas para todos los logros en los que tenga que ver el Perú.

No se trata de convertirnos meramente en un replicador de un “esto es lo que le gusta a la gente”. Pero el público quiere noticias bien tratadas, explicadas y sustentadas. Titulares que correspondan a los contenidos. Quiere periodistas atentos a lo que ocurre en las calles del país. Información y entretenimiento es la fórmula que hace más de un siglo ofrecen los diarios en el mundo. Hoy el reto de la calidad es mayor. Yo seguiré leyendo a los lectores.

Si tienes alguna queja o sugerencia sobre los contenidos de Perú21 puedes contactar a Claudia Izaguirre escribiendo al correo defensor@peru21.com o a su cuenta de Twitter, @claudiaizaguirr.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.