26.SEP Sábado, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Desde hoy asumo este encargo como defensora del lector de Perú21. Me siento halagada de volver a este medio con el cual me une un especial vínculo. Fui del equipo fundador de este diario que salió a circulación hace ya 14 años y su editora hasta abril de 2014.

El defensor del lector, ombudsman o editor del público (public editor) que se encarga de supervisar el cumplimiento de las normas éticas en el procesamiento y difusión de la información que hace el medio, identifica errores, omisiones, los señala ante el público y el equipo periodístico. Digamos que sin ser parte del staff de la redacción o sala de noticias, sí es una suerte de socio que trabaja de manera independiente con el fin de apuntalar la integridad y fomentar las buenas prácticas en el periodismo. Eso seré en adelante, una observadora crítica de lo que difunda Perú21 en sus plataformas, una tarea iniciada por Carlos Basombrío, quien dejó la función para entrar al gobierno.

Perú21, como el resto de medios en el planeta, se está adaptando al cambio impuesto por la penetración de la comunicación digital, las redes sociales y el desarrollo de nuevas formas de consumo de información. Los medios y los periodistas, así como sus demás integrantes con cargos que hace unos 8 o 5 años no eran propiamente de una sala de redacción, hoy son generadores de contenido en diversas plataformas entre las cuales el diario impreso o en papel electrónico es una más. En ese sentido, el nombre del cargo de defensora del lector ya debería estar transformándose en defensor de audiencias o un concepto similar.

Un poco de mi historia personal. Antes de la creación de Perú21, fui periodista de temas políticos para el diario El Comercio por unos trece años y viví en China en 1992 por razones familiares. Hice estudios de Humanidades y Derecho, pero sobre todo aprendí a reportar, escribir y encontrar noticias en largas jornadas de coberturas en el país y el exterior, varias veces llevando una cámara. En estado de emergencia, con toque de queda o sin él. En la calle y en el diseño de coberturas y cierres de ediciones diarias y especiales. Mis pininos fueron en TV hace casi 30 años, cuando solo tenía libreta militar, y los últimos seis meses fueron de nuevo por la TV, en Willax.

Soy, además, madre desde hace 25 años. Liberal. Respetuosa de los credos, pero no fanática de ninguno. Creo que todos tienen derecho a la felicidad, creo en los derechos de gays y heteros, creo en un Estado laico, creo en los anticonceptivos y en la AOE, creo que el protocolo del aborto terapéutico ya debería haberse tratado y aprobado hace varios años. Creo en la economía de mercado y en la importancia del capital, pero por ende también en la regulación, fiscalización y sanción a las malas prácticas. Creo en la ciencia. Creo en la riqueza de la pluralidad de opiniones siempre que se expresen con respeto. Creo que hay periodistas buenos y bien intencionados que no olvidan que su oficio es, ante todo, de servicio y cuyo eje es el ser humano. Creo que se pueden mejorar las cosas. Aún creo.

Si tienes alguna queja o sugerencia sobre los contenidos de Perú21 puedes contactar a Claudia Izaguirre escribiendo al correo defensor@peru21.com o a su cuenta de Twitter, @claudiaizaguirr.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.