19.FEB Miércoles, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Chumpitaz no irá a la cárcel

Viernes 16 de febrero del 2007 | 12:00

Compartir
El ex futbolista Héctor Chumpitaz fue sentenciado hoy a dos años de prisión suspendida por la Tercera Sala Anticorrupción por recibir 30 mil dólares del ex asesor Vladimiro Montesinos, como aporte para su campaña como regidor a la Municipalidad de Lima en 1998.

Chumpitaz fue hallado responsable del delito de complicidad en peculado y deberá pagar 30 mil soles de reparación civil a favor del Estado.

Luego de conocer la sentencia, expresó su disconformidad con el fallo y anunció que apelará ante la Corte Suprema para que le rebajen la pena, así como la reparación civil que le aplicó la referida Sala.

Sin embargo, Chumpitaz reconoció haber recibido 30 mil dólares del ex asesor presidencial, aunque sostuvo que desconocía que era dinero robado de las arcas del Estado peruano.

"¿Para hacer campaña todos no reciben (dinero)?, eso no es delito, y peor que yo no sabía de esto (que era dinero de procedencia ilegal). Yo recibí, sí claro", anotó.

También fue sentenciado el ex ministro de Agricultura, Absalón Vásquez a cuatro años de prisión suspendida y al pago de un millón 60 mil soles al ser hallado culpable del delito de peculado.

Chumpitaz y Absalón Vásquez eran juzgados por utilizar fondos del Estado peruano para la campaña a la alcaldía de Lima de Juan Carlos Hurtado Miller, por el movimiento Vamos Vecino en 1998.

La Sala Anticorrupción "A" anteriormente encontró culpable al ex futbolista del delito de complicidad en peculado en agravio del Estado peruano, pero su defensa apeló la sentencia de cuatro años de prisión condicional

Al resolver la apelación, la Corte Suprema decidió anular el fallo y ordenó que el caso sea nuevamente visto por la Tercera Sala penal Especial.

En este caso, la Sala condenó a tres años de cárcel a Montesinos, al hallarlo responsable del delito de peculado por haber utilizado dinero del desactivado Servicio Nacional de Inteligencia (SIN) en la campaña electoral del movimiento Vamos Vecino, en 1998.

El ex asesor se sometió al beneficio de la conclusión anticipada en el proceso.