20.JUN Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Noruega: ya son 92 muertos por ataques

Sábado 23 de julio del 2011 | 06:38

Siete de las víctimas murieron en explosión contra sede de Gobierno y 85 en tiroteo en la isla de Utoeya. La Policía interroga a un sospechoso.

Rescate de sobrevivientes en isla Utoeya. (Reuters/RT)
Compartir

La Policía interrogaba hoy a un noruego de 32 años, sospechoso del doble atentado de ayer contra un campamento de jóvenes laboristas y la sede del Gobierno en Oslo, en el que murieron al menos 92 personas.

Testigos dijeron que el detenido estaba armado, vestía un uniforme de policía, avanzó a través de la pequeña y boscosa isla Utoeya, disparando al azar a jóvenes que huían aterrorizados. Este fue identificado por medios locales como Anders Behring Breivik.

El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, encarnado el impacto que los ataques han provocado en un país normalmente tranquilo de 4,8 millones de habitantes, manifestó: “una isla paradisíaca ha sido transformado en un infierno”.

“En Oslo, con la explosión y el impacto que tuvo, no sabemos todavía si la cifra es definitiva. En Utoeya, aún estamos buscando en el agua a más víctimas”, comentó Andresen.

Los adolescentes en el campamento junto al lago huyeron despavoridos, muchos saltaron al agua para salvarse, pero el atacante empezó a dispararles. “Lloraban, temblaban, estaban aterrorizados… Eran tan jóvenes, de entre 14 y 19 años”, narró Anita Lien, de 42 años y que vive en la costa del lago Tyrifjord, a unos metros de la isla Utoeya.

El diario noruego Aftenposten recoge el testimonio de una sobreviviente llamada Hana, de 16 años de edad. “Todos nos habíamos reunido en la casa principal para hablar de lo ocurrido en Oslo. De repente, escuchamos disparos. Pensamos que era una tontería. Luego todos comenzaron a correr”.

“Vi a un policía parado allí con tapones en los oidos. Él dijo ‘quisiera reunirlos a todos’. Luego corrió y comenzó a disparar contra la gente. Nosotros corrimos hacia la playa y comenzamos a nadar”, añadió.