21.MAY Martes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Lamentan que Pinochet se haya muerto sin ser juzgado por crímenes

Domingo 10 de diciembre del 2006 | 12:00

Compartir
PARIS.

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y la Liga de Derechos Humanos (LDH) lamentaron hoy que el ex dictador chileno Augusto Pinochet haya muerto sin ser juzgado, al tiempo que el proceso abierto en Francia sigue su curso.

"Desgraciadamente", Pinochet se ha muerto "demasiado pronto, antes de ser juzgado", lamentó el presidente de la LDH, Jean-Pierre Dubois, quien se mostró entristecido porque "las víctimas no podrán tener jamás la posibilidad de un auténtico juicio".

Aunque nunca pueda haber una sentencia judicial contra Pinochet, el ex dictador ha recibido ya la "condena moral" del pueblo chileno y pasará a la historia como "un criminal contra la humanidad", consideró, por su parte, el vicepresidente de la FIDH, Luis Guillermo Pérez.

Los abogados de los cuatro desaparecidos franceses durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), Sophie Thonon y Wiliam Bourdon, expresaron también su decepción por el hecho de que el general escape a la Justicia, cuya lentitud denunciaron.

Pese a su fallecimiento, Pinochet será juzgado "simbólicamente", ya que el juicio que se celebrará en Francia será "contra la dictadura chilena, de la que él fue artífice", destacó Thonon.

Bourdon estimó que la muerte de Pinochet disminuirá "el valor simbólico" de su juicio en Francia, donde una quincena de miembros de su régimen están procesados por secuestro, torturas y actos de barbarie, aunque reconoció que el "valor histórico será importante".

Varios jueces se ha sucedido desde octubre de 1998 en la instrucción de este sumario.

La Fiscalía de París redactó su requisitoria en diciembre de 2005 y pidió que todos los procesados fuesen juzgados por el Tribunal de lo Criminal de París.

Aún falta que la actual juez de instrucción, Sophie Clément, siga la petición del Ministerio Público.

Clément investiga la desapariciones de Georges Klein, el médico personal del presidente Salvador Allende, desaparecido el 11 de septiembre de 1973, y de Etienne Pesle, secuestrado el mismo día por militares del Ejército del Aire.

También de Alphonse-René Chanfreau, igualmente detenido ese 11 de septiembre y que jamás salió de "Colonia Dignidad", y de Jean-Yves Claudet, un militante de extrema izquierda secuestrado el 1 de noviembre de 1975 en Buenos Aires en el marco de la operación "Cóndor".

Fuente: EFE