17.FEB Domingo, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Bush contraataca rebelión en el Congreso por trato a terroristas detenidos

Viernes 15 de septiembre del 2006 | 12:00

Compartir
WASHINGTON.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, conminó este viernes al Congreso a apoyar cuanto antes su proyecto de ley que permite fuertes interrogatorios a presuntos terroristas de Al Qaida, al contraatacar una rebelión de legisladores de su partido.

"El Congreso tiene que tomar una decisión (...) ¿Queremos que el programa avance o no? Recomiendo ampliamente que este programa avance para que nos permita proteger a Estados Unidos", dijo Bush en rueda de prensa en la Casa Blanca.

"El tiempo se acaba. El Congreso suspenderá sus sesiones en tan solo unas semanas", advirtió el mandatario, quien dijo que su proyecto de ley también otorga protección contra juicios por crímenes de guerra a aquellos que adelantan los interrogatorios.

Bush resintió una reprimenda que recibió el jueves del comité de servicios armados del Senado, que rechazó su proyecto de ley, y adoptó en cambio un documento de su propia redacción que garantiza mayor protección a los detenidos extranjeros.

Los críticos, incluidos los legisladores del partido republicano de Bush, John McCain y John Warner, advirtieron que el proyecto presidencial podría poner en peligro a los prisioneros de guerra estadounidenses y mellar aún más la reputación estadounidense en esta materia.

Bush dijo que los interrogadores estadounidenses deben estar protegidos para evitar el riesgo de ser enjuiciados por crímenes de guerra fuera de los Estados Unidos. Su proyecto de ley busca "clarificar" lo que pueden hacer los interrogadores bajo la Convención de Ginebra.

Pero sus antagonistas aseveran que esa visión conlleva la reescritura de la convención, y quieren que los investigadores acaten las restricciones en cuanto al tratamiento de prisioneros, que se basan en evitar "ultrajes de la dignidad personal"

"¿Qué significa ultrajes de la dignidad humana? Ese es un enunciado que está abierto a la interpretación", indicó Bush.

"Lo que propongo es que haya claridad en la ley para que nuestros profesionales no tengan dudas de que lo que están haciendo es legal", apuntó.

Los críticos de Bush alertaron que técnicas como la simulación de ahogar al preso en agua y la privación del sueño equivalen a torturas.

El gobierno de Bush niega que Estados Unidos torture, pero asegura que se requieren interrogatorios severos para arrancar de miembros de Al Qaida información sobre venideros ataques terroristas.

"Al darnos información acerca de planes terroristas que no podemos obtener en ningún otro lado, este programa ha salvado vidas inocentes, en otras palabras, es vital", destacó Bush.

El voto del comité del Senado representa el inicio de una lucha entre miembros de la Cámara de Representantes y la Casa Blanca por las diversas versiones del proyecto.

"Trabajaremos con el Congreso para tratar de buscar aspectos comunes", dijo no obstante Bush.

La Casa Blanca fue forzada a recurrir al Congreso luego de que la Corte Suprema estadounidense decidiera en junio que los tribunales militares de la base naval de Guantánamo, Cuba, violaron la Convención de Ginebra y pidió a Bush consultar con legisladores sobre el tratamiento a supuestos terroristas.

Por otro lado, Bush respondió con enfado al ser consultado sobre el señalamiento de su ex secretario de Estado Colin Powell, quien advirtió que el mundo comenzaba a cuestionar la moralidad de la "guerra al terrorismo" de Washington.

"Si hay alguna comparación entre la compasión y decencia de los estadounidenses y las tácticas terroristas de extremistas, se debe a una lógica viciada", respondió Bush.

"No puedo aceptarlo. Es inaceptable pensar que puede haber una comparación entre el comportamiento de los Estados Unidos y las acciones de extremistas islámicos que matan mujeres y niños inocentes para lograr su objetivo".

Powell escribió: "El mundo está comenzando a dudar de la base moral de nuestra guerra contra el terrorismo. Redefinir el artículo tres (de la Convención de Ginebra) reforzaría esas dudas".

Fuente: AFP