18.OCT Miércoles, 2017
Lima
Última actualización 05:00 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

"Regresen a clases"

Compartir:

La tormenta de renuncias no cesa en la CIA

Sábado 13 de noviembre del 2004 | 12:00

Compartir
WASHINGTON, Nov 13 (AFP) - A casi dos meses de la llegada del nuevo director de la CIA, el ex congresista republicano Porter Goss, las renuncias se suceden en la jerarquía de la central de inteligencia estadounidense, que no logra salir de la tormenta.

El viernes, el director adjunto de la agencia, John McLaughlin, anunció que había decidido retirarse luego de más de 30 años en la agencia.





"Llegué a una decisión puramente personal de que es tiempo de ir hacia otras actividades, luego de servir como director adjunto de la Central de Inteligencia durante más de cuatro años y brevemente en los últimos meses como director en funciones", expresó McLaughlin en una declaración.





Varios altos funcionarios de la CIA chocaron con el jefe de personal designado por Goss, Patrick Murray, y criticaron al nuevo director por darle a éste demasiada autoridad en las operaciones cotidianas, informó el Washington Post.





Según el Post, McLaughlin advirtió a Goss que Murray estaba "tratando en forma irrespetuosa a altos funcionarios y que arriesgaba renuncias en cadena".





Murray fue jefe de personal en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, cuando ésta era presidida por Goss. El panel criticó duramente a la CIA en un informe emitido en junio pasado.





Goss, un ex espía convertido en legislador que lideró los esfuerzos en el Congreso para reformar a la comunidad de inteligencia estadounidense, asumió el mando en la CIA en setiembre pasado.





"Es la peor agitación de la que jamás he escuchado", dijo al Post un ex alto funcionario familiarizado con los hechos. "Hay confusión en todas los rangos y una extraordinaria pérdida de moral e iniciativa", indicó.





El viernes, Stephen Kappes, el funcionario que supervisa las operaciones en el extranjero presentó su renuncia tras un enfrentamiento con Murray, pero aceptó reconsiderar el asunto hasta el lunes, de acuerdo con el diario.





También el viernes, Michael Scheuer, quien dirigiera la unidad de la CIA que rastreó al líder de la red Al Qaida, Osama bin Laden durante el período 1996-1999, anunció su intención de renunciar en una reunión "cordial" realizada con el nuevo director ejecutivo de la agencia de inteligencia.





Scheuer es el autor de "Imperial Hubris: Why the West is Losing the War on Terror" (Soberbia imperial: por qué Occidente está perdiendo la guerra contra el terrorismo), publicado este año -con la anuencia de la CIA- a pesar de que concluye en que las acciones estadounidenses están inflamando la insurgencia islámica mundial.





"Varios otros altos oficiales clandestinos están amenazando con irse", afirma el Post, citando a actuales y antiguos funcionarios de la agencia.





Una ola de renuncias podría dañar la CIA en momentos en que combate a Al Qaida y rastrea a insurgentes en Irak, y en el marco de movimientos en el Congreso para reorganizar la agencia, que se ha visto duramente cuestionada por sus fracasos en Irak y en los atentados del 11 de setiembre de 2001 contra Estados Unidos.