21.ENE Lunes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Rospiglosi asume responsabilidad por no haber enviado policias a Ilave

Jueves 29 de abril del 2004 | 12:00

Compartir
Lima, abr. 29 (Peru21.com).- El ministro del Interior, Fernando Rospigliosi afirmó esta noche que asume toda la responsabilidad por no haber enviado policías a Ilave. Esto fue al explicar ante el Pleno del Congreso los hechos de violencia que se produjeron en la capital de la provincia de El Collao, en la Región Puno.

Aproximadamente a las cuatro de la tarde, Rospigliosi llegó a la sede del legislativo acompañado por la mayor parte del gabinete ministerial, entre los que destacan el premier Carlos Ferrero, el ministro de Economía y Finanzas, Pedro Pablo Kuczynski, y los ministros de Vivienda, Carlos Bruce, de Comercio Exterior, Alfredo Ferrero, de Energía y Minas, Jaime Quijandría, y de la Mujer, Ana María Romero.





Tras responder el cuestionario de preguntas sobre el primero de los casos, congresistas de diversas bancadas exigieron la renuncia del ministro durante sus intervenciones y lo señalaron como responsable directo de lo sucedido en Ilave. Además, destacaron la poca preocupación del ministro en los 25 días previos de disturbios en la zona y que conclueron con el asesinato del alcalde.





A su turno, Rospigliosi comentó la falta de tino de estos y aseguró que las citas que el congresista Velásquez Quesquén (APRA) había sacado a colación durante su participación, y que lo hacían quedar como racista e irresponsable, eran "totalmente falsas".





"Ha faltado a la verdad cuando se ha referido a supuestas declaraciones mías", apuntó el ministro, y agregó, algo alterado: "Qué simplistas explicaciones se pretenden dar acá sobre la fragmentación del Perú".





Luego se dispuso a detallar cronológicamente los sucesos de Ilave, a la par que justificaba su actuación y la de la Policía Nacional, de la cual dijo sentirse orgulloso. Reiteró que se le dio el seguimiento debido, pero que la falta de recursos económicos y humanos jugaban en su contra.





Asimismo, señaló que el problema estaba encaminado hacia una solución pacífica y que el asesinato del burgomaestre se produjo "de manera impredecible". "No tenemos facultad para sacar o poner autoridades", agregó.





"Era un conflicto local que no se podía resolver con el uso de la violencia", indicó Rospigliosi y recordó que le advirtió al alcalde que no podía brindarle garantías de seguridad, pese a lo cual regresó a la localidad.





Durante la alocución del ministro, el congresista de la región Puno, Gustavo Pacheco (FIM), lo interrumpió en reiteradas ocasiones y quiso refutarle algunos puntos, pero no obtuvo su autorización, por lo que, como es norma, no pudo intervenir.





Cuando finalmente accedió a la palabra, Pacheco señaló -tras pedir el consentimiento de los miembros de su bancada- que no apoya a "este sector del gobierno".





"No apoyo a este gobierno para que me deje los muertos a domicilio", acotó. Acto seguido, se acercó a su rival político Mauricio Mulder (APRA) y firmó el pedido de censura contra Rospigliosi que este promueve. "No voy a esperar más", dijo antes de poner su rúbrica.





Más adelante, la congresista puneña Paulina Arpasi (PP) comentó que, con su discurso, Rospigliosi "ha ofendido a mi sector aymara". Además, se refirió a la poca representatividad de los provincianos autóctonos como ella en el Congreso de la República. Por ello, apuntó, "es lindo hablar, cuando no lo sentimos de corazón".





Por otro lado, en declaraciones a su salida de la sesión, el aprista Mulder dijo que contuinuará recolectando firmas entre los congresistas para alcanzar su objetivo. Informó que muchos de sus colegas de Unidad Nacional aún no están seguros y que unos siete del miembros del partido oficialista podrían acceder a su pedido.





Al consultársele sobre la respuesta que recibió del congresista Jorge Mufarech -reconocido opositor de Rospigliosi-, respondió que este "está dispuesto a firmar", pero que primero necesitaba hacer unas llamadas de coordinación.