20.JUN Miércoles, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Petróleo se cotiza a más de 62 dólares ante posible recorte de OPEP

Sábado 09 de diciembre del 2006 | 12:00

Compartir
VIENA.

Los precios del petróleo experimentaron una ligera moderación esta semana debido principalmente al clima cálido en el norte del planeta, pero se mantuvieron por encima de los 62 dólares ante la posibilidad de que la OPEP decida el próximo jueves una nueva rebaja de su oferta, tras la pactada en octubre.

La cotización del barril (de 159 litros) de Brent para entrega en enero, el de referencia en Europa, descendió 37 centavos hasta terminar ayer en 62,20 dólares en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) de Londres, con lo que perdió 2,42 dólares frente al valor del cierre del viernes anterior.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el Petróleo Intermedio de Texas (WTI), referente para EEUU, retrocedió hasta los 62,03 dólares/barril, restando 46 centavos al precio del jueves y dejando en 1,40 dólares el abaratamiento semanal.

Así, el Brent y el WTI, dos tipos de crudo de alta calidad, calificados de "dulces y ligeros" (debido a su bajo contenido de azufre), han perdido parte de la ganancia de la semana anterior, cuando se encarecieron en más de un 7 por ciento.

Mucho más estable se comportó el barril de referencia de la OPEP, pues en el lapso de siete días (de jueves a jueves) descendió mínimamente al pasar su precio de 58,71 a 58,66 dólares.

El factor clima sigue siendo uno de los principales protagonistas del escenario petrolero actual, pues si los pronósticos de una ola de frío en EEUU motivaron gran parte de la fuerte subida de los precios la semana anterior, las temperaturas inusitadamente altas en el norte del planeta los frenaron en los últimos días.

Las benignas temperaturas en EEUU, así como en gran parte de Europa donde nadie recuerda un mes de diciembre tan cálido, merman la demanda de combustible para calefacción y presionan así a la baja sobre las cotizaciones.

La tendencia bajista se ve también propiciada por el alto nivel de las reservas almacenadas de crudo y productos derivados en las naciones consumidoras, que si bien han registrado descensos en las últimas semanas, siguen muy por encima de las que había hace un año.

Pero esta situación, junto a la previsión de que los principales competidores de la OPEP aumentarán considerablemente sus suministros en 2007, ha hecho sonar ya la alarma de la organización.

Tras una reunión de urgencia el 20 de octubre en Doha, los ministros de la organización decidieron retirar del mercado 1,2 millones de barriles diarios de petróleo a partir de noviembre para frenar la bajada de los precios.

A pesar de las dudas que persisten sobre el grado de cumplimiento de los países miembros con esta medida, parecería que los mercados se han tomado en serio este acuerdo de la OPEP.

Las cotizaciones, que habían caído desde agosto más de un 25 por ciento hasta menos de 60 dólares, se han estabilizado por encima de esa barrera.

Sin embargo, los productores se han mostrado preocupados ante el creciente exceso de oferta y temen un desplome de los precios en el segundo trimestre de 2007 si no limitan aún más su producción.

Precisamente esa situación es la que estudiarán en la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros del grupo petrolero el próximo jueves en Abuya, Nigeria.

La cita debe establecer el nivel de la oferta de este grupo de once países que controlan juntos cerca de dos tercios de las exportaciones mundiales de petróleo.

Tras el recorte pactado en Doha, los diez miembros que participan en el sistema de reparto de cuotas (todos menos Irak) se han comprometido a bombear a partir de noviembre 26,3 millones de barriles diarios (mbd).

Según declaró recientemente el ministro venezolano de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, habría un consenso para decidir un nuevo recorte, que podría ser de entre 300.000 y 500.000 barriles diarios.

Es sobre todo el elevado nivel de reservas de crudo almacenado en EEUU uno de los elementos que más preocupa a la OPEP, y que algunos responsables abogan por relacionar más este factor con la decisión de una reducción de la oferta, y no sólo el nivel de los precios.

Por otro lado, también les preocupa la fortísima caída del dólar en las últimas semanas, lo que reduce significativamente el poder adquisitivo de los ingresos que perciben por la venta del crudo, puesto que esta materia prima cotiza en la moneda estadounidense.

Con el billete verde tan débil, la reciente estabilización de los precios por encima de los 60 dólares tiene para ellos un valor inferior al que hubiese tenido hace tan sólo un par de meses.

Fuente: EFE