19.ABR Viernes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Sobrino de Toledo en escándalo

Jueves 18 de marzo del 2004 | 12:00

Compartir
Un nuevo escándalo sacude hoy a la familia del presidente AlejandroToledo. Esta vez,a diferencia de los casos de tráfico de influencias y bochornosos incidentes por excesivo consumo de alcohol o imprudencia en las pistas,nos enfrentamos a una denuncia grave que tiene como víctima a una joven,de 22 años,de condición humilde.

Por: Miguel Sarria msarria@peru21.com / Zaida Zamudio zzamudio@peru21.com





Miguel Leonardo Toledo Manrique, hijo de uno de los hermanos del mandatario, habría violado a la muchacha. Pero eso no es todo:la captó con la promesa de ofrecerle un empleo.





La noticia la obtuvo Perú.21 hace dos días, pero, como era de esperarse, la policía trató de ocultar el vergonzoso hecho.Fuentes confiables revelaron que los agentes de la comisaría de San Borja,a cargo de las investigaciones, fueron amenazados por sus superiores con la expulsión si se atrevían a filtrar la información a la prensa.





El caso se manejó en absoluta reserva hasta la mañana de ayer.Pese a ello, los efectivos policiales negaron rotundamente lo sucedido y se atrevieron, incluso,a maltratar a los periodistas de este diario que acudieron a indagar por lo sucedido.El coronel Edwin Rodríguez,el comandante Abel Figueroa Irribarren y un mayor de apellido Guerra serían los encargados de guardar el secreto. Pese a los esfuerzos por tapar el incidente y las movidas de Toledo Manrique, fuentes de la policía nos hicieron saber que dos congresistas de Perú Posible acudieron la tarde del lunes último a abogar por Miguel Leonardo.La orden habría sido que lo sucedido en el hostal El Prado no debía trascender.





LOS HECHOS. Según la denuncia de Miledi Rojas Rodríguez (22),los hechos sucedieron el 10 de marzo.Ese día,el hijo de Leonardo Toledo y Herminia Manrique citó a la joven ofreciéndole un puesto de trabajo en una entidad estatal."La llamó por teléfono y le dijo que le daría un empleo", admitió ayer la abuela de la muchacha. El encuentro,de acuerdo con la manifestación de Miledi,fue en una calle del distrito de San Isidro.





Luego,ambos acudieron a un bar a conversar y beber una cervezas.En su testimonio, la joven deja entrever que Miguel Leonardo le agregó algún sedante al licor. La violación se habría consumado en una de las habitaciones del hostal El Prado,situado en la avenida Aviación 3375,en San Borja.Cuando el administrador del local fue interrogado, refirió que tres hombres y una joven, que aparentemente estaba drogada, se hospedaron el día señalado. Cuando Miledi despertó y se percató del ultraje, salió corriendo del lugar y buscó a su conviviente,





Luis Olazo Cuba, un agente de la Marina de Guerra,quien la acompañó a la comisaría de San Borja. Tras las primeras pesquisas y diligencias correspondientes,citaron tanto a la presunta víctima como al victimario a una reunión de conciliación que fue programada para el martes en la mañana.Miguel Leonardo Toledo nunca llegó, ante lo cual la joven decidió denunciar,esa misma tarde, el hecho ante la 45 Fiscalía Penal de Lima, a cargo del magistrado Humberto Méndez Saldaña.





Según se conoció,Méndez Saldaña ha previsto que hoy evaluará el caso y solicitará la información respectiva a la policía,la cual pese a los días transcurridos,todavía no ha remitido el atestado ante el Ministerio Público. Lo llamativo es que pese al escándalo, ningún allegado al entorno presidencial haya negado el delito del sobrino, el cual tiene 33 años,es técnico en telecomunicaciones y se encuentra separado de su pareja. El premier Carlos Ferrero brindó declaraciones muy escuetas y usó un tono enfático para dejar claro que el presidente Toledo no es responsable de los actos irregulares de sus parientes.





Lo mismo dijo la legisladora Celina Palomino:"Cada uno es responsable de lo que hace. Se debe investigar". Más allá del suceso policial,resulta lamentable que por tratarse de un pariente del presidente Toledo el trato sea privilegiado.