16.JUL Martes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Miles de aficionados reciben al zaragoza en La Romareda

Jueves 18 de marzo del 2004 | 12:00

Compartir
C: 3,415 V: 3,515

Zaragoza, 18 mar (EFE).- Varios millares de aficionados recibieron, al grito de "¡Campeones! ¡Campeones!", esta tarde a los componentes del Real Zaragoza que conquistaron en el estadio Olímpico Lluis Companys de Barcelona el sexto título de Copa de la escuadra mañana.

El equipo que realizó el desplazamiento desde Barcelona a Zaragoza en autobús recorrió las principales calles zaragozanas con el capitán Luis Carlos Cuartero mostrando el trofeo a través del parabrisas, vestido con una bufanda del equipo y con una bandera aragonesa en su interior, para finalizar su recorrido junto al estadio de La Romareda.





Los aficionados zaragozistas no quisieron desaprovechar una de las pocas ocasiones que van a tener para ver en directo la Copa del Rey fuera de las vitrinas, al haber aplazado el club aragonés los festejos por la conquista de la Copa como consecuencia de los atentados terroristas del pasado 11 de marzo en Madrid.





El próximo domingo en el partido de Liga, frente al Eyol, en el estadio de La Romareda el trofeo será presentado por los jugadores a sus seguidores y habrá que esperar hasta la presentación de la nueva temporada para que lo ofrezcan a la Virgen del Pilar y lo muestren desde el balcón del Ayuntamiento de Zaragoza.





La alegría y la satisfacción se reflejaba en todos los jugadores del equipo aragonés por el trofeo logrado un día antes en la capital catalana y el primero en salir a celebrarlo fue el brasileño Alvaro Maior.





La afición no cesó de jalear a los suyos, con el goleador asturiano David Villa y el madrileño José María Movilla como principales protagonistas de los cánticos, aunque la mayoría de los componentes de la plantilla pudieron escuchar coreado su nombre.





Los jugadores zaragozistas no cansados de la celebración unieron una vez más sus gargantas para corear el grito de "¡Campeones!", pero ya con la mente puesta en el próximo partido, considerado como una "auténtica final" para empezar a ver un poco más cerca la permanencia.





Muchos de los jugadores y el técnico, Víctor Muñoz, no dudaron en levantar la copa una vez e incluso se acercaron a complacer a muchos de los seguidores firmando los autógrafos que les solicitaban.