16.JUL Martes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

“Volví al Perú con ideas innovadoras”

Domingo 15 de mayo del 2011 | 11:55

Historias de éxito. Eduardo Lozano trajo de Europa lo más elegante en contenedores plásticos para alimentos y fundó su empresa Proinven.

“El Perú sigue de moda para regresar a invertir”, confirma Lozano. (Perú.21)
Compartir

Por Richard Abecasis

La tierra siempre llama de vuelta. Eduardo Lozano lo sabe de memoria porque volvió al Perú, después de 20 años, con ideas innovadoras de negocio, listo para dirigir –como ya lo hace desde noviembre pasado–, Proinven y la marca Essensie.

¿De qué se trata? Eduardo importa de Francia, Italia y Suecia más de 500 elegantes productos descartables de plástico para la presentación de alimentos y bebidas en exclusivos bufés, cocteles, ceremonias de degustación o simples fiestas particulares.

Ha instalado su oficina en pleno corazón de San Isidro, la cual cuenta con un showroom. Llama la atención encontrar en este espacio imitación en plástico de finas copas, vasos de cristal y hasta de cubiertos de plata.

TANTEANDO MERCADO. Luego de explorar Lima y reunirse con diversos amigos, comprendió que el sector gastronómico era el futuro nicho de sus inversiones y así lo ratificó al instalar un stand pequeño en la feria Mistura 2010.

Las recomendaciones que recogió las aplicó a partir de noviembre pasado cuando inició operaciones. Invirtió US$10 mil en importar un primer lote de vasos, platos, cubiertos, copas, vajillas, accesorios de melamine, manteles y servilletas que, asegura, están marcando la diferencia en el rubro.

Es que su empresa es la única que importa de Europa dichos productos. Para él, esa es la clave de su éxito pues, afirma, los clientes del negocio gastronómico “siempre andan buscando cosas innovadoras o experiencias nuevas que marquen la diferencia”.

“En eso estoy y ahora viajo cada tres meses a Europa a conocer nuevos proveedores, nuevos productos y también a participar en diversas ferias”, nos cuenta. La demanda por sus servicios ha crecido tan fuerte que a la fecha ha invertido US$60 mil.

SE PROYECTA. No siempre le fue bien. Eduardo reconoce que no le ha sido fácil cumplir la primera fase de su negocio porque las ventas, inicialmente, se dieron al “goteo” y las cifras estaban en rojo. A partir de marzo, las cosas empezaron a mejorar y ya registra ingresos mensuales de US$5 mil a US$6 mil.

Proinven atiende a unos 80 clientes al mes que gastan como mínimo S/.300, pero le entusiasma la idea de que, a fin de año, pueda masificar sus productos al colocarlos en las tiendas Wong o Vivanda, en hoteles y también llegar a provincias. Hoy, el 100% de su “business” –como él lo llama– está focalizado en Lima.

“Paso a paso se llegará a curvas mucho más marcadas de ventas”, asegura al finalizar la entrevista.