14.NOV Miércoles, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados

Denuncian a exempleador de Nadine

Miércoles 04 de mayo del 2011 | 07:01

Operadora Caracas TVN recibió US$8 millones de municipio chavista. Protección del gobierno de Hugo Chávez evita inicio de investigaciones.

Nadine todavía no ha explicado, en detalle, la asesoría periodística que brindó. (USI)
Compartir

Cuando a principios del año pasado el fiscal Eduardo Castañeda decidió –sorpresivamente– archivar la investigación a Nadine Heredia por supuesto lavado de activos por haber recibido grandes sumas de dinero desde Venezuela, los nacionalistas aseguraron que se había corroborado la verosimilitud del contrato periodístico que firmó la esposa de Ollanta Humala con el diario chavista The Daily Journal, que le pagó mensualmente US$4 mil por artículos que nunca publicó.

La pregunta que quedó entonces flotando en el aire debido a la displicente labor de la Fiscalía fue: ¿De dónde provenía el dinero que ese diario –quebrado en 2008– pagó a la esposa del comandante amigo de Hugo Chávez? Hoy parece que finalmente se encontró la respuesta.

LA CONEXIÓN. En 2008, la Alcaldía Metropolitana de Caracas pasó de manos del chavista Juan Barreto a las del opositor Antonio Ledezma quien, de inmediato, realizó una auditoría sobre la gestión de su predecesor y, tras meses de indagaciones, se descubrieron los “contratos fantasmas” con Julio López Enríquez, propietario de The Daily Journal, a quien se le pagó cuantiosas sumas de dinero, pese a que nunca entregó ningún servicio.

La denuncia presentada a la Fiscalía y a la Contraloría de Venezuela –cuya copia tiene Perú.21 – señala que, en diciembre de 2006, la gestión de Barreto aprobó a dedo la contratación de Operadora Caracas TVN, también de propiedad de López Enríquez, para el “Servicio de Internet Libre, promover la generación, uso y difusión del conocimiento tecnológico orientado a la solución de necesidades locales”, por la suma de US$8 millones.

De acuerdo con la documentación, los pagos a la empresa de López Enríquez se cumplieron pese a que este no cumplió con el proyecto para el cual fue contratado. Ante la comisión que investigó ese acuerdo, presidida por el regidor Luis Velásquez Ceballo, López Enríquez afirmó que siendo Internet un servicio inalámbrico no podía ‘verse’ su funcionamiento. No supo explicar dónde estaban los equipos electrónicos desde donde se emitían las señales de Internet.

Entrevistado por Perú.21, Velásquez Ceballo afirmó que “por los pasillos de la municipalidad era conocido que el señor López Enríquez tenía vinculación con Nadine Heredia. Se mencionó que el dinero del contrato con ella estaba dirigido al ciudadano Ollanta Humala en Perú, pero nosotros no pudimos investigar este tema”.

Asimismo, el concejal edil afirmó que también era conocido que Hugo Chávez utilizaba el Municipio de Caracas, durante la gestión de Barreto, para transferir dinero a diversos partidos de América del Sur bajo la fachada de contratos laborales, como el de Nadine Heredia.

“Tenemos unos hermanos de la República de Colombia que fueron beneficiados económicamente en esa gestión (de Barreto) y tenemos los casos de Ecuador y Nicaragua. El presidente Chávez utilizaba la gran Alcaldía de Caracas para hacer su activismo político, eso está claro, hay nóminas gigantescas de diputados que no tenían ningún vinculo con la alcaldía y a los que se les pagaba desde el municipio, así como extraños contratos cuyos servicios nunca se cumplieron”, dijo Velásquez.

Sin embargo, la manipulación de Chávez sobre entidades fiscalizadoras como la Contraloría y la Fiscalía ha impedido que estas denuncias prosperen y, de hecho, Barreto ni siquiera acudió a la comisión municipal que lo investigó. “Algunos de los implicados no se dan por notificados. Son protegidos por Chávez. Barreto es un personaje clave de este gobierno y por eso no les conviene que esté sometido al escarnio público”, dijo Velásquez.

Las investigaciones en la desmantelada Alcaldía Metropolitana de Caracas continúan. Aunque se ha certificado el desvío de dinero estatal para financiamiento de campañas en otros países, el chavismo ha desplegado un manto de impunidad sobre estos hechos.

¿Y EN PERÚ? Y mientras eso sucede en Venezuela, en nuestro país la campaña de Ollanta Humala ya va sumando más de S/.9 millones y las entidades electorales siguen investigando a los aportantes ‘fantasma’ que, algunos sin saberlo y otros sin tener fondos económicos, aparecen en los padrones de Gana Perú como generosos benefactores del nacionalismo. ¿Se animará ahora la Fiscalía peruana a realizar una verdadera investigación?