24.MAY Viernes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Ministerios se enfrentan por transgénicos

Martes 26 de abril del 2011 | 08:50

La cartera de Ambiente los rechaza porque cree que crearía dependencia de pequeños agricultores. El despacho de Agricultura defiende el reglamento.

Debate del tema sigue sin esclarecerse en el gobierno. (USI)
Compartir

Sigue polémica. Luego de diez días de haberse promulgado el reglamento que regula el uso de la biotecnología en el país, el Ministerio del Ambiente (Minam) ratificó ayer su rechazo al ingreso de los productos transgénicos.

En un comunicado, el Minam explicó que los defensores del uso de los Organismos Vivos Modificados (OVM) argumentan que los opositores son “oscurantistas” que están impidiendo el desarrollo de la biotecnología moderna, y hasta arguyen que se está impidiendo que los campesinos salgan de la pobreza y que se garantice la seguridad alimentaria.

“Es necesario tener en cuenta que los OVM son propiedad de empresas que detentan patentes sobre ellos, y su uso es regulado por las normas internacionales y nacionales sobre la propiedad intelectual. No se trata de tecnología fácilmente apropiable por los campesinos ya que las semillas no son de libre disponibilidad, como sí sucede con las variedades convencionales o las nativas“, aseveró.

Además, consideró que el tema “no solo no favorece a nuestros pequeños agricultores, sino que les puede ocasionar una dependencia económica y tecnológica que no están en la capacidad de afrontar”.

OTROS PEDIDOS. El despacho a cargo del ministro Antonio Brack consideró oportuno precisar que es imprescindible cumplir con el etiquetado de los productos que contienen transgénicos, tal como se ha dispuesto en el Código del Consumidor.

Aclaró que los OVM ya se usan en el país en forma de productos importados (maíz, soya, peces fosforescentes, entre otros). Recomendó al Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA), a la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) y al viceministerio de Pesquería, promulgar sus reglamentos para evitar la informalidad.

A LA DEFENSIVA. En cambio, el ministro de Agricultura defendió el reglamento y argumentó que la normativa responde a la necesidad urgente de regular el uso de los transgénicos y garantizar la biodiversidad, el medio ambiente y la salud de las personas.

La cartera de Rafael Quevedo aclaró que la normativa publicada contaba con el consenso del despacho del Ambiente.

Mientras ambos ministerios se enfrascan de nuevo en la discusión, gremios empresariales, campesinos, profesionales del sector salud y de gastronomía marcharán hoy al Ministerio de Salud para solicitar la derogatoria de la medida.