15.JUL Domingo, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Japón eleva su nivel de alerta nuclear

Viernes 18 de marzo del 2011 | 08:18

Pasó de 4 a 5 según la Escala Internacional para Incidentes Nucleares (INES). Bomberos se unen al Ejército para apoyar en Fukushima.

Compartir

Japón estima que la crisis nuclear en la planta Fukushima 1 tras el terremoto y posterior tsunami es más dramática de lo que se pensaba hasta ahora, por lo que elevó el nivel de alarma de 4 a 5 en la Escala Internacional para Incidentes Nucleares INES (del 0 al 7), informó la agencia de noticias Kyodo.

La escala define el nivel 4 como un “accidente de consecuencias locales”, y el 5 como “accidente de consecuencias amplias”. Hace días que la Agencia de Seguridad Nuclear Francesa (ASN) y el independiente Instituto Internacional de Ciencia y Seguridad (ISIS) estadounidense consideran que el accidente está en el nivel 6.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, rechazó hoy que su gobierno ocultara información sobre la situación en la central nuclear de Fukushima, donde aún existen “enormes dificultades”. El funcionario se reunió hoy en Tokio con el secretario general de la OIEA, Yukiya Amano, quien también reclamó una mejor explicación de lo que está ocurriendo en la planta. “Se trata de un accidente gravísimo”, recalcó.

En tanto, los últimos intentos de refrigerar el reactor 3 de Fukushima, parecen dar resultados, informó el portavoz del gobierno Yukio Edano. “Hemos alcanzado nuestro objetivo”, afirmó también un portavoz del Ejército al canal de noticias NHK.

Los “Fukushima 50”, tal y como se conoce a los 50 operarios de la planta nuclear que luchan a contrarreloj por evitar un desastre nuclear, recibieron refuerzos. Más de 120 hombres ya trabajan en el lugar, entre otros especialistas de otras compañías nucleares. Medios japoneses indicaron que unos 140 bomberos se dirigen a la central para apoyar al Ejército.

Funcionarios dijeron que aún esperan reparar un cable eléctrico al menos hacia dos reactores para encender bombas de agua necesarias para enfriar unas varillas de combustible nuclear usado. Trabajadores también arrojaron agua sobre el reactor número 3, uno de los seis de la planta que están en situación más crítica.