23.MAY Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Luksic descartó entrega de dineros a Montesinos

Domingo 16 de octubre del 2005 | 12:00

Compartir
Santiago de Chile, 16 oct (dpa)

- El empresario chileno Andrónico Luksic, ex dueño de la planta de fideos Lucchetti de Perú, descartó haber entregado dineros a Vladimiro Montesinos, el ex asesor de inteligencia del presidente peruano Alberto Fujimori, según sus declaraciones judiciales de que hoy reproduce la prensa local.

El mes pasado un tribunal limeño declaró reos en rebeldía a Luksic y a dos de sus ex ejecutivos, por los que se pidió su captura internacional al no acudir al inicio de un juicio. Se les acusa de tráfico de influencias con Montesinos para ganar un litigio con el alcalde de Lima por la construcción de su planta en Chorrillos.

En la tercera audiencia -en ausencia de los tres imputados- que se realizará el próximo jueves, el procurador Eduardo Gutiérrez pedirá la extradición de Luksic, Gonzalo Menéndez y Fernando Pacheco, a la Cancillería y a la Corte Suprema de Chile.

En la misma jornada se espera que el fiscal Pablo Sánchez inicie la presentación de pruebas contra los inculpados y que ratificarían sus vínculos con Montesinos. Se estima que entre los testigos se citaría a Matilde Pinchi Pinchi, ex colaboradora de Montesinos y quien ha asegurado que Luksic entregó unos dos 2 millones de dólares para contribuir a la campaña de Fujimori.

"Luksic llegó en su jet privado al SIN (Servicio de Inteligencia Nacional) y ambos almorzaron. Luksic había hecho traer tres cajas de cartón que supuestamente tenían vinos. Una de las cajas sí los tenía, la siguiente contenía 500 mil y la tercera 1,5 millones", señaló la mujer, según una nota del jueves pasado de la revista "Caretas" .

El ejecutivo chileno se había presentado varias veces ante los jueces peruanos en el curso de los diversos procesos que debió enfrentar, y hoy el diario "La Tercera" publicó su testimonio del junio de 2002 en que entregó detalles de cómo surgió su vínculo con Montesinos y donde relató los cuatro encuentros que sostuvieron.

La situación de la entrega de dineros fue desvirtuada por Luksic ante la magistrada Ximena Cayó, que investigaba la denuncia por corrupción y tráfico de influencias.

En la oportunidad, negó todos los cargos y afirmó que el único aporte de Lucchetti fue una donación de ollas, cocinas y pasta para la Fundación Niños del Perú que administraba Keiko Fujimori, la hija del entonces mandatario.

Luksic afirmó que a mediados de 2000 se reunió por cuarta vez con el asesor de inteligencia para hablar de dos temas no directamente conectados a sus negocios, sino para pedirle que Fujimori asistiera a un encuentro bancario internacional que se haría ese año en Lima, y que en la oportunidad le llevaba tres cajas de vino como regalo.

"Recuerdo perfectamente que esa vez me recogió en el aeropuerto el jefe de migraciones, un general de la policía de apellido Huamán. Lo recuerdo porque ocurrió una anécdota. Yo traía tres cajas con seis botellas de vino. En el trayecto, el señor Huamán empezó a preguntarme al respecto y yo le ofrecí que se quedara con una de las cajas. El general Huamán se veía un poco asustado de que esto trascendiera, pero finalmente el personal sólo bajó dos cajas y Huamán se quedó con una", declaró el empresario.

"La Tercera" escribe que la versión de Luksic fue corroborada por el policía y que afirmó que en la caja que se llevó, la cual eligió al azar de entre las tres, había vino y no dólares.

Para el medio, la acusación de Pinchi Pinchi (que es refutada por montesinos) es "inverosímil" pues si se tratara de billetes de 100 dólares, habría que haber puesto 20 mil de ellos adentro de las botellas.

Cinco meses después de este interrogatorio, la jueza Cayó absolvió por falta de méritos a Luksic, pero pocos días después apeló la fiscalía peruana y la Corte Superior de Lima volvió a procesarlo y el caso sigue pendiente hasta hoy.

En los siguientes extractos de su declaración judicial, Luksic reveló que conoció a Montesinos en marzo de marzo de 1998, dos meses después de que Menéndez lo hubiera contactado por los problemas de la firma con el municipio de Lima.