20.AGO Lunes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Rendón, el más caro de Latinoamérica

Lunes 31 de enero del 2011 | 08:29

El venezolano se califica a sí mismo como el estratega que más cobra en la región, y niega que lo suyo sea la ‘guerra sucia’.

Al polémico asesor se le atribuyen el “milagro” del triunfo de Santos. (Perú.21)
Compartir

Por Daniel Yovera

“Yo supongo que en Perú, J.J. Rendón va a utilizar campaña negra, con (Alejandro) Toledo, por ejemplo, probablemente use lo que él llama la “rumorología”… a lo mejor salen taxistas a contar historias”.

Eso presume que ocurrirá en Perú el colombiano Héctor Riveros, exjefe de campaña de Antanas Mockus, el candidato del Partido Verde que lideraba las encuestas hasta un mes antes de las elecciones, cuando llegó el asesor venezolano mejor pagado de América Latina, Juan José Rendón (J.J.), para manejar la estrategia del actual presidente de ese país, Juan Manuel Santos.

Se trata de la opinión de alguien que ha enfrentado a Rendón, el polémico asesor a quien muchos en Colombia le atribuyen el “milagro” del triunfo de Santos. Aquí, J.J. ya es, prácticamente, el estratega de la campaña de Luis Castañeda, y así lo han reconocido a Perú.21 el propio Rendón y Marco Parra.

Las partes, incluso, han firmado un acuerdo previo, y es cuestión de regularizar los trámites de la visa de trabajo del venezolano, para que el contrato definitivo sea suscrito.

LO QUE PASARÍA EN PERÚ. Perú.21 conversó telefónicamente con políticos, analistas, asesores y periodistas de Colombia, México y Honduras –países en los que J.J. es famoso por sus triunfos, pero también odiado– y recabó valiosa información sobre el perfil del estratega más caro de la región, y, lo más importante, una eventual idea de lo podría hacer en nuestro país.

Héctor Riveros, por ejemplo, que “como Toledo tiene flancos débiles, porque ya lo conocen, en algún momento de la campaña le podrían recordar las cosas de su esposa (Eliane Karp) y de su fundación (Pacha), y las va a usar en debates para tratar de desestabilizarlo”.

En ese país recuerdan cuando Rendón estuvo involucrado en una supuesta amenaza contra el diputado del gobiernista Partido de la Unidad, Nicolás Uribe, sobre quien revelarían un video con una prostituta, en vísperas de su matrimonio.

Mito o realidad, eso nunca publicitó, y Rendón demandó a Uribe por difamación y calumnia. “Ya le otorgué el perdón al diputado, hay demandas en las que he recibido disculpas públicas”, se ufana J.J. Y se ufana también de tener demandados a decenas de políticos que hablaron de él. Así que, estamos advertidos.

GANAR, SOLO GANAR. Un periodista de Bogotá que pidió la reserva –ninguno declara por temor a represalias judiciales– recordó un spot de Santos que decía: “más trabajo, mejor pagado”. Una frase que ya había sido usada por Rendón en la campaña del actual gobernador de Sinaloa, Jesús Alberto Aguilar, y que repitió en Honduras, en la campaña de José Lobo.

“No me importa. A mí solo me importa ganar la elección. Pero quiero decirte que en esa campaña se hicieron 64 comerciales y 24 canciones. Pero claro, solo se acuerdan de ese que se repitió”, protesta J.J.

Asimismo, Rendón es conocido por pedir la unificación del comando de campaña. Si eso ocurre aquí, quién sabe si a Parra le agrade la idea. “No es un tema de quién manda o no, no hay que preocuparse por los asesores”, dijo el exteniente alcalde. “Marco sigue siendo el jefe”, precisa, cauto, J.J. Su récord de triunfos, como se sabe, es impresionante. Sus derrotas, tres. La más llamativa, la que reeligió a Rafael Correa.

“ESOS TONTOS”. Pero, más allá de la leyenda, hay quienes lo ven como un asesor más. La analista colombiana Marcela Prieto dijo a Perú.21 que Mockus perdió por “sus errores públicos que no tuvieron nada que ver con J.J.”. El amigo de este, Ricardo Galán, dice que “hizo un aporte importante, pero de ahí a decir que si no venía hubiéramos perdido, eso ya es exagerado”.

Héctor Riveros reconoce los errores de Mockus, y asegura que “a Rendón se le sobrevalora, se le paga mucho por lo que hace”. El político lanzó un mensaje a sus pares peruanos: “pienso que quienes lo contratan son un poco tontos”.