21.FEB Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Humalistas entre el escepticismo y la esperanza

Domingo 04 de junio del 2006 | 12:00

Compartir
Una seguidora mostró su decepción sobre estas estimaciones, y dijo no perder

la ilusión, ya que espera que esta eventual situación se revierta, y que, finalmente,

Humala gane y cumpla sus promesas de cambio.

Los sondeos a boca de urna, según otro seguidor de Humala, no reflejan el voto oculto que tendría su líder. Además dijo estar confiado en que, al final, sea Humala el vencedor. Ese es el ánimo que, por el momento,

se vive en los predios humalistas.

En ese sentido se manifestó el vocero nacionalista Carlos Tapia, quien mostró su confianza de que el voto oculto que tiene

Humala lo ponga a la cabeza de los

sondeos

y, eventualmente,

lo lleve al triunfo.

En una conferencia de prensa en el local nacionalista de San Borja,

dirigentes humalistas, encabezados por Eduardo Garibotto, repasaron las primeras estimaciones en el interior del país de las zonas urbanas, que confirmarían

el amplio respaldo

que el

ex militar tiene en

todo el

sur del país.

"¿Si así estamos en las zonas urbanas, cómo estaremos en las rurales, donde tenemos un importante bolsón (electoral)",

dijo Garibotto, tras

invocar a

los personeros upepistas a defender

los votos de Humala en cada mesa de votación.

Gonzalo García Núñez,

aspirante a una de las vicepresidencias, sostuvo, a su turno,

que los sondeos a pie de urna cuentan con un margen de error de hasta el 5 por ciento, y por ello aguardan con calma los resultados oficiales.

PRIMEROS INCIDENTES VIOLENTOS.

Entre tanto, grupos de humalistas y apristas se enfrentaron en los alrededores de la Plaza de Armas de Arequipa. No se han registrado heridos ni detenidos debido a estas acciones violentas. La Policía pudo controlar la situación y evitar hechos que empañen

esta jornada electoral.

También estuvo presente, en ese lugar, el congresista electo de UPP por Arequipa, Álvaro Gutiérrez, quien llegó con algunos acompañantes y se unió al grupo de humalistas que coreaban el nombre de su líder y blandían las banderas nacionalistas.