24.ABR Miércoles, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

El titular del TC sigue inscrito en el Apra

Viernes 10 de diciembre del 2010 | 07:01

Aunque anunció que renunciaba en julio de 2006, hasta hoy sigue vigente la militancia de Carlos Mesía Ramírez en el partido de gobierno.

El colegiado que preside Mesía dictó una sentencia que amordaza a los medios. (USI)
Compartir

Por Daniel Yovera

Carlos Mesía Ramírez, presidente del Tribunal Constitucional (TC) que acaba de dictar una polémica sentencia que amordaza a los medios de comunicación que quieran propalar videos o audios referidos a corrupción, sigue siendo un militante activo del Partido Aprista, y así lo acredita el registro de organizaciones políticas del Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

Este registro, vigente hasta el cierre de esta nota, indica que Mesía se encuentra inscrito en el Apra en calidad de afiliado válido. Su solicitud de inscripción fue presentada el 30 de diciembre de 2004, y aprobada el 31 de enero de 2005. El padrón en el que se inscribió fue presentado ante el JNE el 31 de marzo último. Esa condición también figura en la página de Infogob, que pertenece al JNE. Además, aparece como militante aprista en el Padrón de Afiliados del JNE, actualizado al 29 de noviembre de 2010.

Claro que, es historia conocida que cuando Mesía llegó al TC, en julio de 2006, renunció a su militancia con una carta dirigida a la Secretaría General del Apra y al pleno del tribunal. Pero, también es cierto que esa renuncia no ha sido oficializada hasta hoy.

MI PRESENTE ES APRISTA. Perú.21 intentó contactarse con el presidente del TC, pero no fue posible. Un asesor de su confianza nos dijo que renunció en 2006 y que, si aún aparece en el padrón, “es responsabilidad de Mauricio Mulder”, que todavía no lo ha retirado de la militancia. “Si no lo hacen, el doctor (Mesía) presentará un hábeas data”. Curioso que cuatro años y medio más tarde recién se ponga enérgico con sus compañeros para que lo retiren del padrón.

Con militancia formal o no, lo cierto es que el presidente del TC tiene su corazón en Alfonso Ugarte. En julio de 2008, declaró: “Mi pasado es aprista, mi presente es aprista, pues nadie duerme hereje y amanece cura”. Incluso, antes de convertirse en integrante del máximo órgano constitucional, trabajó en la oficina parlamentaria de Jorge del Castillo, donde fue como asesor.

Por cierto, ayer, la bancada aprista defendió el fallo del TC que pone parámetros a la difusión de material ‘chuponeado’, sentencia que la oposición ve como un mecanismo para proteger a los actuales funcionarios apristas de denuncias futuras sobre corrupción.

Daniel Abugattás (PNP), expresidente de la comisión investigadora del caso ‘petroaudios’, calificó la resolución de “salvavidas” a la corrupción. “Esto parece ser un salvavidas que el TC le tira a toda la mafia aprista corrupta que estaría involucrada en los ‘petroaudios’.

Resulta preocupante que el TC se exponga a este tipo de situaciones cuando el Poder Judicial tiene que dilucidar este caso, que ya está iniciado. Se comenta que, de lo que desapareció de los audios que involucran a Del Castillo, hay una copia espejo, y da la impresión de que por ahí va el tema. Hay la intención de curarse en salud”, manifestó.

RIESGOS. Por su parte, el expresidente de la comisión investigadora del ‘chuponeo’ telefónico, Oswaldo Luízar (UPP), opinó que el TC “ha preparado el camino para que la corrupción quede impune”, y advirtió los riesgos que tendrá el periodismo.

“Con este fallo, los que van a ir presos no serán los corruptos sino los periodistas. Fíjense lo que ha pasado con los ‘petroaudios’ y el ‘chuponeo’: cuando los procesos dejaron de ser reservados, le pedimos al Poder Judicial hacer público el material (que tienen en su poder los jueces Jorge Barreto y María Martínez) pero nunca nos respondieron. Así que, no nos vengan con que quieren proteger la intimidad”, fustigó.

Guido Lombardi (UN) criticó que el tribunal se haya excedido en sus funciones y tomó la resolución como un intento de “curarse en salud” de los amigos del Gobierno. “En estos años, los servicios de inteligencia deben tener audios, videos, e-mails por cientos, entonces, quieren poner el parche para que nada de eso salga. Eso es muy peligroso”, dijo.

OTRO VOTO. En tanto, ayer se conoció que otro magistrado del TC, Fernando Calle, también votó en contra de limitar la libertad de prensa. “No veo la necesidad de insertar referencias respecto de la prohibición de divulgación de información… no suscribo la alusión a los medios de comunicación”, opinó Calle.