23.MAY Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Vargas Llosa se quiebra durante discurso

Martes 07 de diciembre del 2010 | 12:26

El Nobel de Literatura se emocionó hasta las lágrimas cuando habló de su esposa, Patricia, en la ceremonia en la Academia Sueca.

El escritor tuvo emotivas palabras para su esposa. (AP/F. Latina)
Compartir

Dicen que la calidad literaria de un Premio Nobel se mide por su discurso de agradecimiento. Los hay memorables, como los de José Saramago y ‘Gabo’ García Márquez. Hoy, Mario Vargas Llosa no se quedó atrás y ofreció un discurso que pasará a la historia por su emotividad.

Tan sentido fue que al propio escritor se le quebró la voz y estuvo a punto de llorar. La fuerza y la sensibilidad de la literatura –de la ficción– se trasladaron a la realidad (...) como casi siempre sucede en Vargas Llosa. “Una novela puede cambiar la historia”, dijo el Premio Nobel de Literatura 2010 en un pasaje de su discurso ante la Academia Sueca, en Estocolmo.

Vargas Llosa se quebró en el momento en el que se refirió a su esposa y compañera, Patricia. “La prima de naricita respingada y carácter indomable con la que tuve la fortuna de casarme hace 45 años y que todavía soporta las manías, neurosis y rabietas que me ayudan a escribir”, dijo emocionado casi hasta las lágrimas.

“Sin ella mi vida se hubiera disuelto hace tiempo en un torbellino caótico y no hubiera nacido Álvaro, Gonzalo, Morgana ni los seis nietos que nos prolongan y alegran la existencia. Ella hace todo y todo lo hace bien. Resuelve los problemas, administra la economía, pone orden en el caos, mantiene a raya los periodistas y a los intrusos, defiende mi tiempo, decide las citas y los viajes, hace y deshace las maletas, y es tan generosa que, hasta cuando cree que me riñe, me hace el mejor de los halagos: Mario, para lo único que tú sirves es para escribir”.

Lea el discurso completo aquí.