19.JUL Viernes, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Apra reconoce derrota y pide renovación

Martes 05 de octubre del 2010 | 07:01

Los dirigentes Omar Quesada y Javier Velásquez señalan que población apuesta por el pragmatismo, por lo que urge renovar cuadros.

Velásquez Quesquén advierte que hay fraccionamiento político en el país. (USI)
Compartir

Dirigentes, ministros y candidatos regionales apristas admitieron ayer la derrota de su partido en Piura, Lambayeque, y en la ciudad de Trujillo, considerados antes como sus bastiones electorales. Atribuyeron esa situación a la ausencia de una estrategia programática e ideológica partidaria para enfrentar el embalse de movimientos regionales y locales.

Javier Velásquez Quesquén, presidente de la Comisión Política del Partido Aprista, observó ante Perú.21 que esta elección municipal y regional expresa un alto grado de fraccionamiento.

Sin embargo, reconoció que el Apra no se adecuó a esa fisonomía política y que no han construido una propuesta programática. “Ha sido una elección en la que se ha impuesto el pragmatismo a las ideologías”, añadió. El ex premier aprista admitió además que en Trujillo hay un resurgimiento de un partido nuevo (Alianza para el Progreso), que ejerce ese tipo de política.

En cuanto a la presencia de los candidatos apristas que estarían siendo desfavorecidos con los resultados en esos lugares, el parlamentario dijo que la dirigencia aprista “hizo respetar la decisión de las bases que pueden haber tenido la simpatía de nuestra militancia, pero que no han tenido una vinculación social con los sectores”.

Resaltó que la ciudadanía pide un modelo más equitativo e inclusivo y “ese es el desafío que los partidos políticos debemos tomar de cara a otros comicios a futuro”.

Por su parte, el secretario general institucional aprista, Omar Quesada Martínez, afirmó que los movimientos regionales y locales fueron los grandes actores en estas elecciones, lo “que también confirma la crisis de los partidos políticos, incluyendo al Apra, porque no tienen una clara estrategia de organización programática y están destinados a desaparecer”.

Para evitar llegar a esta situación, el directivo aprista propuso levantar las banderas de la renovación, trabajar para que la política sea atractiva ante la juventud y que el partido canalice sus demandas.

VIEJO Y NO CADUCO. No obstante, Quesada afirmó que el Apra es un partido viejo, pero no caduco y que su dirigencia tiene la obligación y la experiencia suficiente para saber por dónde va el sentir ciudadano actualmente.

“Que no aplaudan los enemigos del Partido Aprista lo que ellos pueden llamar un descalabro, un entierro o sepultura. Las elecciones se ganan o se pierden, pero no se pierde el rumbo. El aventurerismo político puede ganar ahora, pero después perderá”, enfatizó el ex presidente regional aprista de Ayacucho.