25.SEP Martes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Blockbuster se declaró en bancarrota

Jueves 23 de septiembre del 2010 | 09:48

La compañía estadounidense de alquiler de videos acumula una deuda de US$1.460 millones y sus activos son solo de US$1,020.

En los últimos años, Blockbuster ha cerrado locales de su cadena en varios países. (AP)
Compartir

Blockbuster se declaró hoy en bancarrota con la esperanza de reducir la carga de una deuda que arrastra. La cadena estadounidense de alquiler de videos busca cambiar de modelo de negocio para sobrevivir a la competencia de vías alternativas para acceder a películas, series de TV, música y videojuegos.

Según el documento presentado antes el Tribunal de Bancarrotas para acogerse al capítulo 11 de la ley que regula estos procesos, la compañía acumula una deuda de US$1.460 millones, mientras que sus activos únicamente alcanzan los 1.020 millones de dólares.

“El proceso anunciado hoy es el camino óptimo para recapitalizar nuestro balance de cara al futuro, a medida que seguimos trabajando para transformar nuestro modelo de negocio y satisfacer las preferencias cambiantes de nuestros clientes”, dijo el director ejecutivo de Blockbuster, Jim Keyes.

Blockbuster ha llegado a un acuerdo con sus principales tenedores de bonos para reducir su deuda en cerca de un 90%, hasta unos 100 millones de dólares, a través del intercambio de esos bonos por capital de la compañía una vez que haya sido reestructurada.

Los planes de la empresa son reducir drásticamente el número de locales físicos que tiene para alquilar películas y otro tipo de material audiovisual. Además, buscará competir con los quioscos de Redbox o incluso la compra de contenidos a través de tiendas virtuales como iTunes o las suscripciones a cadenas de televisión a la carta.

En los últimos años, Blockbuster ha tenido que cerrar centenares de locales de su cadena en varios países, incluido el Perú, debido a una fuerte caída de ingresos por la piratería, así como el cambio en los hábitos de consumo, que han propiciado pasar del alquiler del DVD físico a la distribución en Internet.