20.AGO Martes, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

La coca se infiltra en la campaña

Jueves 09 de septiembre del 2010 | 07:01

Los defensores del cultivo ilícito y personajes vinculados al narcotráfico pretenden ser elegidos autoridades regionales y municipales.

En varios distritos del VRAE, las alcaldías están a cargo de dirigentes cocaleros. (USI)
Compartir

En junio, el ministro del Interior, Octavio Salazar, lo alertó: individuos vinculados al narcotráfico se están infiltrando como candidatos en el Valle del Huallaga y en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE). El investigador en temas de narcotráfico Jaime Antezana lo reafirma: los patrones de la droga están presentes en la campaña municipal y regional. Cuidado.

El Valle del Huallaga es la zona donde se puede encontrar más representantes de los intereses del narcotráfico. Por un lado están los dirigentes cocaleros con aspiraciones políticas, como Miguel Martínez Ribera, agitador de la zona de Yanajanca, que lideró la violenta resistencia a la erradicación en 2007, en la que murió un policía. Martínez postula a la vicepresidencia regional de Huánuco por el Frente Amplio Regional, el movimiento del actual presidente, Jorge Espinoza.

Por otro, están los postulantes que, sin ser cocaleros, enarbolan, por convicción o por estrategia política, el discurso de defensa del cultivo. Entre ellos está la ex presidenta regional de Huánuco Luzmila Templo, quien –según varios testigos– se presenta como aliada del movimiento cocalero en su intento por volver al sillón regional.

Pero junto a los productores de hoja de coca y a los políticos de discurso radical se puede identificar a un tercer grupo. Se trata de empresarios, algunos que ya son autoridades, cuyas campañas estarían siendo financiadas con recursos de origen ilícito, muy probablemente del negocio de la droga.

NEGOCIO FAMILIAR. Según diversos testimonios, en este grupo figurarían los hermanos Luis y Juan Picón Quedo, candidatos a la Presidencia Regional de Huánuco y a la Alcaldía de la provincia de Leoncio Prado, respectivamente.

Fuentes consultadas para la elaboración de este informe señalan que la fortuna de la familia Picón Quedo tiene un origen ilícito. Pese a que Luis Picón, dueño de la clínica más grande de Tingo María, ha declarado que sus ingresos son de 7 mil soles, estaría realizando una “campaña millonaria”. Cabe señalar, sin embargo, que ninguno de los hermanos Picón Quedo tiene un proceso abierto por narcotráfico o lavado de activos.

Otro caso para tener en cuenta es el de Silvia Cloud Tapia, candidata a la Alcaldía de Aucayacu. Diversas fuentes sostienen que en ese distrito es vox pópuli que el esposo de Cloud, Gabino Mejía, fue un importante capo en la zona. “Ella no es narco, pero su esposo sí, o al menos lo fue”, señalan.

EN EL VRAE. En los principales distritos de este valle, las alcaldías están a cargo de dirigentes cocaleros que están tentando la reelección. Ese es el caso de Alejandro Gutiérrez, en Sivia; Pedro López Carbajal, en Llochegua, y Telésforo Ochoa, en Santa Rosa. Todos ellos son miembros del movimiento Qatun Tarpuy, fundado por el ex líder del movimiento cocalero Nelson Palomino.

Pero allí también está el caso de Guillermo Torres Palomino, alcalde del distrito de Kimbiri, quien postula a la reelección. De Torres se dice hace años que tiene nexos con el narcotráfico, pero las sospechas se incrementaron en abril de este año, luego de que la Policía interviniera un convoy de camionetas con 400 kilos de droga y que hallara que uno de los vehículos pertenecía al municipio distrital.

En Ucayali, el principal defensor de los cultivos ilícitos de hoja de coca y, por extensión, del negocio del narcotráfico es Flavio Sánchez Moreno, promotor del reciente paro en Aguaytía. Sánchez quiere ser alcalde de la provincia de Padre Abad.

Y en Apurímac, una figura conocida en el ámbito nacional como el ex congresista Michael Martínez tampoco se ha librado de las sospechas de que su candidatura a la Presidencia Regional estaría siendo financiada por empresarios vinculados al tráfico de drogas.

MÁS DE CIEN. “Sería injusto decir que detrás de todos los cocaleros que son candidatos está el narcotráfico”, señala el investigador Rubén Vargas. “Pero sin ninguna duda muchos de ellos representan esos intereses”, agrega.

Sean los dirigentes del movimiento cocalero o sean personajes vinculados al narcotráfico, lo cierto es que hay un número importante de candidatos que, conscientemente o no, defienden este negocio ilícito. Según señalaron fuentes del Ministerio del Interior a Perú.21, la cifra sería superior al centenar. Mucho ojo a la hora de votar.

Conoce aquí quiénes los candidatos de la coca para las elecciones municipales y regionales de este 3 de octubre.