17.AGO Sábado, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Aparato público convive con la corrupción

Miércoles 08 de septiembre del 2010 | 12:27

Más de 1,300 personas vinculados a irregularidades siguen trabajando en el Estado o participando en procesos de adquisición, dijo el contralor.

Del total de informes de su entidad, solo el 23% se terminado con una sanción. (USI)
Compartir

Un total de 1,304 funcionarios públicos denunciados por la Contraloría General de la República, con pruebas de estar involucrados en actos de corrupción, siguen trabajando para el Estado o participando en procesos de adquisiciones.

Según el titular de esa entidad, Fuad Khoury, dichos funcionarios, que pertenecen a diversas instancias del sector público, fueron denunciados ante el Ministerio Público y el Poder Judicial, pero pese a ello siguen en sus puestos y “comprando para el Estado”.

Khoury sostuvo que esta situación revela la necesidad de otorgar a la Contraloría capacidad para imponer sanciones administrativas que eviten que estos funcionarios sigan en el sector público.

Explicó que muchos de estos funcionarios, que son hallados responsables de actos de corrupción, no reciben ninguna sanción, y más bien se deja que los casos prescriban o solo se aplican amonestaciones o suspensiones temporales ante casos graves.

“La falta de sanción debilita al Estado: son leves, se absuelve o se dejan prescribir”, dijo Khoury, quien indicó que el modelo de control vigente es el que finalmente incentiva a la corrupción.

Ante la Comisión de Fiscalización del Congreso, dijo que, según estimaciones de la Contraloría, el país pierde entre 6 mil y 8 mil millones de soles por hechos de corrupción en diversas instancias del Estado.

Señaló que esa cifra, proyectada en base a las auditorías realizada por la Contraloría, implica entre el 10 y 15% de las compras y adquisiciones del Estado. Khoury añadió que en los últimos nueve años la Contraloría emitió 47,706 informes administrativos, de los cuales solo el 23% se terminado con una sanción.