22.ENE Lunes, 2018
Lima
Última actualización 12:58 pm
Clasificados

Suiza avanza a los octavos de final al ganar 2-0 a Corea del Sur

Viernes 23 de junio del 2006 | 12:00

Compartir
El primer gol suizo lo marcó el defensa Philippe Senderos, en el minuto 23, con un golpe de cabeza y la cuenta la cerró Alexander Frei, en el minuto 77, en el estadio de Hannover.

La escuadra helvética se medirá en la próxima ronda con Ucrania, en tanto que Francia lo hará con España.

Los suizos terminaron como líderes de la llave con siete unidades, delante de Francia que sumó cinco, en tanto los surcoreanos con cuatro y los togoleses con el casillero en blanco se marcharon de vuelta a casa.

El equipo europeo dirigido por Köbi Kuhn fue práctico y utilitario con la pelota, con el propósito de administrar la ventaja establecida en la primera etapa.

"Fue un partido muy intenso. No siempre brillamos y a veces tuvimos un poco de suerte pero no nos han marcado goles y por eso quiero felicitar a mi portero", declaró tras el partido Kuhn.

La selección Nati (la Nacional) sacó del archivo el dispositivo cerrojo para bloquear todo camino hacia su arco, sistema que la caracterizó durante décadas.

La táctica consistió en replegar sus filas y formar una barrera de custodios, sin dejar huecos.

Pero el empuje de los asiáticos lo forzó a entrar en ardorosa lucha, a dar batalla por la recuperación de la pelota en cada sector del campo.

Los surcoreanos se clasificaban cuando Francia empataba ante Togo, pero el triunfo francés (2-0) los obligó a quemar las naves para no defraudar, luego de haber alcanzado un histórico cuarto puesto en el Mundial Japón-Corea del Sur 2002.

Frei fue la figura de su equipo y de la cancha por el oportunismo dentro del área y mantener firme una amenaza sobre sus cancerberos, hasta el final del encuentro.

Senderos desniveló cuando fue a buscar un centro aéreo lanzado por Hakan Yakin y conectar en forma estupenda, elevándose por los defensores, aunque chocó enseguida su cabeza con uno de ellos, lo que le causó una herida profunda en la frente, a los 23.

El tiro de gracia fue una jugada desafortunada de la defensa surcoreana, cuando un defensa dio un rebote que dejó a Frei sólo frente el arquero Lee Won Jae, a quien eludió a la carrera y batió con remate desde ángulo cerrado, a los 77.

Los surcoreanos protestaron airadamente al árbitro argentino Horacio Elizondo por haber dado validez a un gol en el que vieron posición adelantada del artillero.

A los asiáticos no les quedaba resto para reaccionar después de un segundo gol que los derribó sicológicamente.

El hombre que empuñó el estandarte para darle impulso a Corea hacia el arco rival fue el del cabello teñido de un color grisáceo, el delantero Lee Chung-Soo, que juega en el Hulsan Hyundai.

Lee Chung-Soo enloquecía a los defensores suizos con sus regates endiablados y se filtraba en terreno enemigo, aunque no tuvo ni la puntería para marcar ni el compañero a quien habilitar.

El seleccionador holandés de Corea del Sur, Dick Advocaat, mantuvo casi todo el encuentro a la misma formación, en un gesto de confianza por el empeño que ponían los once dentro de la cancha.

Pudo liquidar el pleito Suiza cuando Alexander Frei se proyectó con energía al ataque y remató fuerza de derecha pero el balón rebotó en el poste izquierdo, el que custodiaba Lee Woon Jae.

El mayor dilema para el seleccionado suizo era cómo lograr que el juego se desarrollase en el terreno adversario.

El volante Tranquilo Barnetta desplegaba con generosidad sus fuerzas, asociándose a Patrick Mueller y Hakan Yakin para no ser acorralados por los asiáticos.

Cuando Corea atacaba, Suiza defendía con sus diez hombres de campo, por lo que Lee Ho y Cho Jae Jin chocaban una y otra vez contra ese murallón humano de camisetas rojas.

Lo cierto era que el arquero suizo Pascal Zuberbuehler no pasaba sustos, protegido por esa trinchera de bravos defensas, hasta el final de un encuentro de ásperos perfiles.

Advocaat admitió que Suiza mereció ganar. "Es un resultado muy decepcionante. Pienso que Suiza mereció la victoria porque fue mejor en la primera parte, aunque estuvo más reñido en la segunda. Desgraciadamente no lo bastante", comentó.