20.JUN Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

‘Otorongos’ se reacomodan para el 2011

Lunes 05 de julio del 2010 | 07:38

Movidas. El Congreso entra en su último año con un récord de tránsfugas.

El nacionalismo ha sido el más afectado por el transfuguismo. (USI)
Compartir

Por Patricia Quispe Villanueva

En vísperas de iniciar su quinto y último año de gestión, el Congreso de la República presenta una composición que no refleja la voluntad del electorado que, en abril de 2006, apostó por una representación predominantemente opositora al régimen aprista.

Ese Poder Legislativo, compuesto por solo cinco bancadas, y con apenas 36 curules oficialistas de un total de 120, se ha transformado –por obra y gracia del transfuguismo– en un monstruo burocrático, con nada menos que ocho bancadas y un grupo parlamentario especial, creado únicamente para contentar a tres disidentes nacionalistas de imperceptible participación, pero de suma importancia cuando de sumar votos se trata.

El caso más elocuente de la inconsecuencia política congresal –traducida en sucesivos cambios de camiseta retribuidos con viajes al exterior, presidencias de comisiones o un lugar en la Mesa Directiva– se registra en el Partido Nacionalista.

De los 45 integrantes que tenía inicialmente, el bloque humalista conserva, a duras penas, a poco más de la mitad. El resto está disperso en distintas bancadas, con las cuales no necesariamente tiene afinidad ideológica, pero sí intereses comunes con miras a las próximas elecciones generales de 2011.

FUGA DE ¿TALENTOS? Son estos afanes reeleccionistas los que han provocado, en los últimos meses, una serie de ‘movidas’ legislativas, que han terminado fortaleciendo a grupos como Alianza Nacional (AN), y debilitado a otros como Bloque Popular, que ha quedado virtualmente extinguido desde que tres de sus siete miembros: Álvaro Gutiérrez, Antonio León y José Saldaña fueran “captados” por AN.

En este caso, sin embargo, vale la pena detenerse unos minutos. Si bien Alianza Nacional fue concebida como un proyecto de tres agrupaciones: Solidaridad Nacional, Renovación y Restauración Nacional, hoy el bloque tiene de alianza solo el nombre, y se ha convertido más bien en el feudo parlamentario del cuestionado alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio.

Los ‘evangélicos’ Alda Lazo y Juan Perry ya no son parte de Restauración Nacional, y Michael Urtecho tampoco pertenece más a Renovación. Los cambios se produjeron en el verano pasado, aseguró Walter Menchola a Perú.21, tratando de minimizar este conveniente reacomodo político que se ha tratado de manejar con la mayor discreción.

La misma reserva que mantuvieron cuando Saldaña, Gutiérrez y León Zapata dejaron con los crespos hechos a Bloque Popular, y la misma cautela con la que, por estos días, ultiman las negociaciones para ‘jalar’ a sus filas a Elizabeth León, también del desaparecido Bloque Popular, y a David Waisman, congresista de Perú Posible que deshoja nuevamente margaritas sobre su permanencia en el partido de Alejandro Toledo, según fuentes acreditadas de Perú.21.

BLINDAJE. La pretensión de los solidarios es constituirse en un férreo muro de contención que les permita contrarrestar en el Parlamento la avalancha de denuncias que pone en tela de juicio la gestión edil de su líder, y que ya ha empezado a restarle puntos en su carrera al sillón presidencial.

Con este propósito, se sabe, han tenido la audacia de tocar puertas fujimoristas y también las de unas cuantas oficinas de Unidad Nacional, pero sin mayor suerte. Pese a este revés, lo concreto es que Alianza Nacional tiene ya 10 integrantes, y podría estrenarse en la próxima legislatura con 12 si León Minaya y Waisman formalizan su ingreso que, todo indica, se producirá más temprano que tarde.

En esas condiciones, y tomando en cuenta las ‘bajas’ registradas en otros grupos, Alianza Nacional estaría en condiciones de disputar la presidencia de una comisión de trabajo adicional a la que ya tiene. ¿Alguien dijo Fiscalización? “En absoluto, ya formamos parte de ese grupo. Sin embargo, veremos qué pasa, recién acaba la legislatura”, comentó un cauto Menchola.

En este escenario no hay que olvidar a quienes buscan un espacio que les garantice su postulación en 2011. En ese grupo encontramos a Carlos Torres Caro, quien habría tocado puertas solidarias sin mayor éxito, por ahora. También a Renzo Reggiardo, quien habría auscultado una posible incorporación en Unidad Nacional o Alianza Parlamentaria, pero sin resultados hasta el momento.

Sus recientes declaraciones avalando la postulación de Lourdes Flores a la Alcaldía de Lima, dicen, tendrían precisamente el propósito de allanar su acercamiento a UN, a través de su grupo Cambio 90.

Simultáneamente, hay en el tablero de ajedrez parlamentario otras fichas sueltas, como las de los tres miembros del autodenominado Grupo Parlamentario Democrático y los sobrevivientes del extingo Bloque Popular que también buscan un reacomodo. Hay todavía entonces mucho pan que rebanar...